When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

A 3 bandas

Lola Sánchez

Espacio Valverde presenta en la V edición de “a 3 bandas”, el próximo sábado, 11 de Abril, un proyecto alrededor de la obra y la estética de Dino Buzzati, con el título “Composición previa de letra y color?. Actúa como comisario Pablo Angulo, donde reúne en esta muestra a seis artistas: Tyto Alba, Alejandro Bombín, Tito Inchaurralde, Benito Lozano, Alberto Pina y Juan Rivas.

Estos autores, con un nexo en común que solo el comisario conoce, han reinventado las ilustraciones del libro “Poema a Fumetti”, escrito e ilustrado por el propio Buzzati, como primera parte de la muestra.

Han continuado cada uno desde su perspectiva trabajando pinturas y dibujos, profundizando en el mundo metafísico de Dino.

Habrá que verla.

Álbum Buzzati

Del 11 de Abril al 24 de Mayo en el espacio Valverde

Composición previa de letra y color Pablo Angulo

Lo buzzatiano está dentro de una fortaleza o en un teatro lleno de miedo por lo que ocurre en las ardientes calles. Dibujado un susto imaginado y por ello agrandable, sonoro como la impaciencia y el temor. Para Buzzati un cuadro es una viñeta en poesía, por lo que nuestros mensajeros han recreado sus cómics, uno en concreto: “Poema en viñetas”; así lo tituló para evitar cualquier duda.

Dino Buzzati vivió y trabajó durante el último renacimiento italiano, el que se des-arrolla de los años 20 a los 70 del pasado siglo. Su tiempo es el de Carrá, el de De Chirico, el de Morandi, el de Gnoli y el de Campigli por citar a algunos pintores.

Porque era la pintura la disciplina que nunca sintió como oficio pero en la cual era dichoso. Decía Buzzati que podía pintar durante horas, y cuando había terminado esos cuadros le gustaba explicarlos, como si fuera el hombre del tiempo. Creía en personajes indeterminados, abstractos para que su identificación fuera imprecisa pero infinita y humana.

Pintura y literatura se reconocen mejor la una a la otra que ellas mismas ante el espejo. El escritor es capaz de descifrar la pintura sin tal vez jamás haber cogido un pincel. Esta capacidad no viene del conocimiento técnico de los rudimentos formales del oficio de aplicar pintura; el escritor la tiene porque fabula lugares, paisajes, sombras, recodos y montañas y plazas y ciudades enteras que el pintor recrea desde la inframateria.

Buzzati se pareció a los suyos en su elegante hosquedad, en la lascivia y en una sublime capacidad para la omisión, para la ausencia más reveladora que se con-vierte en una discreta revolución cerebral. Era un “fantasista” de sólidos cimientos. Buzzati escribía mucho sobre espíritus que vuelven a caballo para recoger a un camarada. Que llaman a la puerta durante la noche. Son los personajes de sus cuadros, eternos e irónicos ante la fugacidad de nosotros vivos ahora.

Álbum Buzzati es una proposición a un comando expedicionario de rudos pintores para  emprender un viaje hacia la conexión entre pintura y literatura, para como paracaidistas, aterrizar y desplegarse en un territorio de relatos, donde el enemigo nunca aparecerá. Han buscado, han informado y ahora deben actuar. La brújula está prohibida en una constelación de palimpsestos en un mapa. Seis Errols Flynns en la jungla de Birmania que han pintado antes incluso de que el escritor les indicara cualquier coordenada. Cada mensajero-pintor ha salido a la busca de su lugar en los libros de Buzzati. Irá y volverá con un mensaje en forma de cuadro. Un descenso matérico para cubrir con una fina veladura estos relatos y que al ser tornada en posibilidad visual no cierre ni aclare, solo muestre como un cuadro ha hecho lo imposible naciendo fuera del tiempo, conectado en la negrura del cosmos a la historia que lo inspiró. Buzzati no es solo un creador intelectual, es un pintor germinador; sus palabras se convierten en materia susceptible de ser dibujada y coloreada. El pintor que lee a Buzzati encuentra un itinerario engañoso con una guía llena de trampas delos sitios que debe colorear. La perspectiva, la plaza de una ciudad italiana donde los personajes se han desprendido de su esencia humana, se han convertido en maniquíes, en esculturas de escayola como escenarios sin línea de fuga. El otro mundo de Buzzati que ha comprimido, que se ha hecho universo en una cápsula en la que su inicio en el tiempo es la visión de lo que el escritor ha ordenado que se pinte. No hay abstracción ni concreción posible en un cuento de Buzzati, el aliento de su narración es la incapacidad, lo inconcluso, una óptica metafísica que convierte al ser humano en el observado, el escenario es el elemento protagonista.

Desprovisto ya de fuerza, este transeúnte curioso no tiene herramientas pues todo ha pasado ya: eso es pintar y ver un cuadro.

En una de sus novelas un científico resucita a su mujer muerta convertida en una inmensa computadora alojada entre las montañas, crea un ser en otro, un lenguaje en otro, claves compartidas que son dogmas fundacionales para el Buzzati inspirador de pintores. Imaginemos unos prismáticos cuya lente esta tapada ,pensaremos que será imposible ver y sin embargo en esa negrura nuestra mente comienza, primero vislumbrando formas primarias, manchas de color y, sin ningún esfuerzo estas se convierten en presencias nítidas, que no son imaginables. No vienen de la memoria ya que han aparecido gracias a estos prismáticos ciegos. Sin la inexistencia no hay posibilidad de imaginación. Hagamos nacer esta idea de una manera más concreta, viendo el horizonte en un cuadro, rememorando al teniente Giovanni Drogo del Desierto de los tártaros que no deja de imaginar, de esperar a un ejército enemigo que nunca llegará.

0