When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Aitor Frías & Cecilia Jiménez – Photography

Entrevista: Celia Rodriguez

La fotografía es un arte que muchas personas creen dominar. Cada vez vemos más gente con cámaras (de baja y alta gama) o simplemente con sus móviles fotografiando todo lo que está a su alcance. Ya casi nadie sale sin alguna de estas…llamémosle herramientas. Tenemos a nuestra disposición una amplia gama de aplicaciones destinadas a revelar o incluso a retocar imágenes para, en la mayoría de los casos, subirlas a redes sociales o enviarlas por mensajería instantánea. Es indudable que muchas de esas fotografías son buenas, el encuadre, la luz, la nitidez pero… ¿Transmiten? ¿Busca la gente algo que nos genere la más mínima sensación o se quedan en una mera imagen para el recuerdo? ¿Qué es más importante la imagen o el sentimiento? ¿Quizás ambos? Todo resulta muy ambiguo…

Y en este mundo de ambigüedad aparecen ellos. Llámalos raros, excéntricos, románticos, oscuros, innovadores, ilusionistas, poetas, perfeccionistas, agresivos, melosos, sentimentales, atrevidos…se me ocurren muchísimos más adjetivos que podrían describirlos, tanto a ellos como a su obra. Es precisamente lo que buscan a través de la cámara. No buscan sólo una imagen bonita. Con su técnica buscan transmitir sensaciones. Hasta la fotografía que menos pueda gustar, genera una sensación gracias a las historias inacabadas que ellos reflejan en sus fotografías, historias que nos hacen imaginar y sentir de manera muy diferente en función de la personalidad de cada espectador. Historias que ellos empiezan y el espectador termina.

Aitor Frías_Cecilia Jiménez_1

Teniendo en cuenta vuestras carreras profesionales: arquitecto y tecnóloga de alimentos… ¿Cómo surgió la idea de la fotografía?

Fue una maravillosa casualidad. Durante una estancia de tres meses en Braunschweig (Alemania), coincidiendo con que Aitor acababa de entregar el Proyecto Final de Carrera (que le había dejado exhausto mentalmente) y necesitaba desconectar temporalmente de la Arquitectura, empezamos a tomar fotografías de nuestras excursiones a los bosques del norte de Alemania. Él nunca había tenido una cámara, así que fue una experiencia enriquecedora, porque mientras yo le enseñaba la técnica y el funcionamiento de la máquina, él me transmitía sus conocimientos sobre composición, sobre iluminación y temas más abstractos. Nos complementamos bien y pronto la afición pasó a ser una obsesión, una adicción para nosotros.

¿Cómo pasasteis de la afición a lo profesional?

Pues supongo que esa pasión y el hecho de que nos lo pasáramos tan bien en ese nuevo proyecto se fue traduciendo en fotografías con cierta intensidad. Todo lo que ha llegado después ha sido inesperado para nosotros, porque al principio era algo que hacíamos para nuestros familiares y amigos. Pero llega un día en que gente que no conoces, críticos, editores de revistas, etc, empiezan a decirte que les gusta lo que haces y entonces te das cuenta de que realmente puedes aportar tu mirada, por humilde que sea, al mundo del Arte. Ese es un momento fantástico.

¿Por qué queréis dedicaros a la fotografía?

Tenemos muchas razones, desde lo bien que nos lo pasamos durante las sesiones (ya estemos nosotros dos solos o con otras personas) hasta el hecho de que simplemente amamos el Arte. Pero la principal razón es que se ha convertido en una necesidad. En cuanto hacemos una nueva fotografía y la lanzamos al mundo, surge la necesidad de hacer otra. Mientras esa necesidad siga ahí punzando, seguiremos dedicándonos a esto.

Aitor Frías_Cecilia Jiménez_2

¿Podríais definir vuestro estilo? Y una canción que defina vuestro estilo?

Eso de definir nuestro estilo es una pregunta incómoda para nosotros, porque pensamos que los estilos en el Arte se pueden volver peligrosos si pasan a ser una manera de “clasificación”. Lo que sí sabemos es que nos gusta situarnos en la intersección de las cosas. Por ejemplo, intentamos no hacer fotografías que sean completamente Oscuras (tenebrosas, macabras) ni enteramente Luminosas (felices, alegres) para que sea el espectador el que acabe las historias y las lleve al terreno que prefiera. Para nosotros es un premio que sobre una misma imagen algunas personas le den una interpretación dramática y otras la entiendan desde un punto de vista completamente feliz, porque significa que esa obra la ha completado la persona que la ha contemplado.

Así que sería difícil encontrar una canción que defina nuestro estilo, pero elegiremos una de las muchas que nos han resultado altamente inspiradoras a la hora de crear: Forget that you´re Young, de The Raveonettes.

¿No es frustrante a veces trabajar juntos? Es decir, siendo fotógrafo y musa?

Aunque en la mayoría de las fotografías la modelo sea siempre Cecilia, el proceso realmente importante, que es el creativo, el trabajo previo de lápiz y boceto, lo hacemos siempre o casi siempre en conjunto y eso hace que no se convierta en una relación monótona de Fotógrafo/Musa. Además cuando trabajamos con otras personas lo hacemos en equipo, complementándonos y turnándonos a la hora de disparar. Así que de momento trabajar juntos ha sido una experiencia muy gratificante.

Aitor Frías_Cecilia Jiménez_3

Cada artista intenta transmitir algo…en vuestro caso… ¿Qué es?

Como nos dijo nuestro amigo, el escritor Alejandro Molina, lo que buscamos es sugerir. Digamos que nosotros proporcionamos una primera imagen a partir de la cual se puedan desarrollar infinitas ficciones. Por eso no fotografiamos escenas excesivamente desarrolladas, demasiado terminadas, digamos. Siempre con la belleza como excusa o como punto de partida, para lo cual intentamos nutrirnos tanto de conceptos contemporáneos como de la Historia del Arte, del Cine, de la Poesía, de la Música, de lo que sea que nos parezca objetivamente Bello.

Aitor Frías_Cecilia Jiménez_4

¿Qué esperáis del futuro?

Sobre eso no tenemos ninguna duda: del futuro esperamos seguir materializando esas imágenes que surgen de alguna manera en nuestras cabezas y que nos torturan hasta que no logramos sacarlas de ahí. Mientras sea posible, nos sentiremos satisfechos.

Un estilo de fotografía que no os guste nada… y no vale decir que cada una transmite algo o cosas así…

Pues mira, no vamos a dar la respuesta de “todos los estilos tienen su encanto”, aunque tenga algo de cierto, porque puedes ver hasta fotografías para el carnet de Identidad que resulten sorprendentemente interesantes. Pero cuando un fotógrafo pierde su aspecto artístico y se convierte en un simple negocio acaba obteniendo un resultado sin mucha alma. No es lo mismo que a la gente le guste lo que haces y lo quiera adquirir a que crees exclusivamente para vender, porque acabas perdiendo tu mirada personal para amoldarte a los gustos que más ingresos te puedan dar.

¿Qué técnica es vuestra preferida? ¿Por qué?

Pues aún no tenemos técnicas preferidas, ya que no dudamos adoptar unas u otras en la medida en que nos permitan alcanzar la idea que tenemos en mente. Lo que sí nos enloquece es fotografiar en exteriores en esos momentos tan raros en los que la luz se vuelve mágica por alguna razón.

Aitor Frías_Cecilia Jiménez_5

¿Qué entendéis por una buena fotografía?

La que consigue transmitir la idea que persigue de la manera más sencilla (o menos complicada) posible.

¿Cuánto suelen costar vuestras obras?

Pues depende de varios factores, como la cantidad de esfuerzo que nos haya tomado o el amor que le tengamos a esa obra en concreto, porque a veces creas vínculos muy especiales con determinadas fotografías. Pero en general, cuando alguien nos pide una de nuestras obras, se las facilitamos a muy bajo coste porque para nosotros es muy importante que viajen y empiecen a ocupar pequeños espacios en las habitaciones de personas interesadas por el Arte.

 ¿Tenéis algún nuevo proyecto en marcha o en mente?

Pues ahora mismo estamos muy ilusionados con varios de ellos, como estudios sobre el Impresionismo o el que ya hemos estrenado, “Paisajes de la Memoria”, que son imágenes sacadas directamente de nuestro subconsciente. Fotografías que estén ligadas o acompañadas de ciertos sonidos o incluso de ciertos olores que nos resultan muy evocadores como el olor de las flores, del incienso, el olor de la lluvia incipiente, etc. Ahora mismo tenemos más fotografías en la cabeza que hechas realidad, por lo que estamos muy ilusionados.

7