When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Alejandro Muñoz

Os presentamos al músico sevillano Alejandro Muñoz y su Camerata Capricho Español. Alejandro ingresó como violinista en la Orquesta de Córdoba en 2006, acompañado de un impresionante currículum que se manifiesta en su creatividad y buen hacer como intérprete, director y profesor en cursos y clases magistrales.

Realizó estudios en el Conservatorio Nacional Superior de Música de París. Ha tocado con grandes maestros como Pierre Boulez, Vladimir Ashkenazy o Daniel Barenboim. Recogiendo los frutos de su experiencia en el cuarteto Toldráy en la propia Orquesta de Córdoba, decide crear la Camerata Capricho Español y asumir su dirección musical y artística. Desde sus inicios la Camerata obtiene numerosos éxitos de crítica y público.

Aunque el repertorio de la Camerata se basa en compositores del Barroco y Clasicismo, de vez en cuando sorprende con obras de otros estilos. Así ocurrió en el concierto celebrado el pasado 19 de enero, ante el manierista retablo mayor de la imponente iglesia de la Compañía, en Córdoba, donde al final deleitaron al público con la energía y sensualidad de un tango de Piazzolla.

Hoy entrevistamos a Alejandro Muñoz, con motivo de la salida de su segundo disco al frente de la Camerata. En él se incluyen conciertos de Vivaldi, Geminiani y Marcello, con su bellísimo concierto para oboe en Re Menor, interpretado magistralmente por Pau Rodríguez, uno de los mejores oboístas del panorama musical español.

camerata alejandro muñoz

¿De quién partió la idea de fundar la Camerata? Su nombre coincide con el de una obra del compositor ruso Nicolai Rimsky-Korsakov. ¿Es casual esta coincidencia?

Al llegar a Córdoba en 2006, tuve la suerte de reencontrarme con algunos viejos amigos con los que había tocado hacía años. Al hablar con ellos, les planteé mi intención de crear un conjunto de cámara formado por jóvenes músicos. La idea les gustó y empezamos a preparar un primer concierto. Aunque los comienzos fueron difíciles, hoy en día contamos con una infraestructura consolidada y esperamos continuar en esta línea. En cuanto al nombre, la verdad es que cuando empecé a pensar un nombre para la Camerata buscaba algo que resumiera la esencia de lo que iba a ser nuestra forma de hacer música y nuestra procedencia. Un día estaba leyendo un libro en que hablaban de Rimsky-Korsakov, y apareció ante mí la obra Capricho Español. Como el capricho es una forma musical que denota expresividad, libertad y flexibilidad, y uno de mis objetivos era llevar la Camerata fuera de España, me dije que podía ser un nombre bastante representativo de la imagen que yo tenía.

Sois todos bastante jóvenes y eso se nota en vuestra indumentaria. ¿De dónde surge la idea de vestir de rojo y negro, con clavel incluido, en vuestras actuaciones?

Todo viene de la idea que tenemos del espectáculo. No pienso que el concierto se resuma en tocar la música y volver a casa. Es decir, el público busca música clásica, sí, pero en nuestros conciertos cuidamos tanto la calidad de la música como la estética. Pensamos que el concierto debe ser fluido, no excesivamente largo, que debe haber elementos que no estén anunciados en el programa de mano, etc. Intentamos que el público no sepa siempre lo que va a ocurrir. Si nadie va a ver Schubert, y los grupos de rock agotan las entradas, quizás los músicos clásicos debemos plantearnos si nuestra estética no está un poco anticuada. Es cierto que la buena música no necesita adornos, pero también es cierto que es una lástima que la gente no escuche Vivaldi porque piense que va a aburrirse en el concierto. Nosotros ofrecemos un espectáculo musical en el que intentamos cuidar cada detalle y hacerlo atractivo para quien escucha.

camerata rojo negro

¿Qué aportas tú a los músicos de la Camerata y qué recibes de ellos?

Sobre todo recibo mucho de ellos. Recibo energía para tocar, recibo ideas, recibo ayuda… Aprendo cada día con ellos y es una experiencia que no tiene precio para mí. Yo solo intento ordenar durante el ensayo toda esa información para dar forma al concierto. Pero lo realmente importante en la Camerata es que se trata de un grupo humano de un gran valor. El respeto y la convivencia entre los músicos debería ser un ejemplo en muchos conjuntos y aquí se traducen en resultados musicales de gran calidad que nos mueven a seguir adelante con el proyecto.

¿Cómo llevas lo de simultanear batuta y violín en algunas de las piezas que interpretáis?

A veces no es fácil porque para mí, que soy un músico de cuarteto antes que director, es mucho más sencillo dar una entrada con el violín que con la batuta. En ocasiones cuando no me entienden (a menudo, quiero decir) tengo que hacer los gestos con el violín para que vayamos juntos. Pero otras veces, por ejemplo cuando acompañamos a solistas creo que soy de más ayuda a los músicos si dejo el violín para dirigir. Me gusta cambiar a menudo. Pienso que también forma parte del espectáculo.

¿Dónde y con qué frecuencia ensayáis?

No tenemos sede fija para los ensayos, pero la Fundación Antonio Gala y la Escuela de Músicos de Córdoba siempre se han prestado desinteresadamente a cedernos sus espacios. Suelo programar entre cinco y siete proyectos al año que incluyen grabaciones discográficas y conciertos. Organizamos los ensayos en función de esos proyectos.

¿Cómo es un ensayo vuestro?

Acostumbrado a estar en un atril de orquesta, me he vuelto un poco crítico con la forma de ensayar de cada director. No me gustan los ensayos demasiado largos, en los que se habla más que se toca. Pienso que un ensayo debe tener su ritmo, como un concierto; hay que intentar hacer siempre un buen ensayo y que los músicos estén contentos de venir a ensayar. Me gusta planear qué voy a trabajar en cada momento y me gusta también la exigencia de tener que resolver los problemas rápidamente. Creo que cuanto más trabaje yo y más claro tenga el ensayo que quiero hacer y el resultado sonoro, más a gusto estarán los músicos. Soy exigente con ellos, por supuesto, y siempre busco un resultado profesional en lo que hacemos. Pero me gusta también dejar un pequeño margen de error para no perder nuestra humanidad en la música. Hago que trabajen escuchando y que saquen conclusiones que puedan aplicar en el futuro.

¿Te planteas seriamente dedicarte en un futuro a la dirección?

Si te soy sincero, ahora mismo estoy profundizando en el ámbito de la dirección de orquesta. Aunque mi objetivo no es ganarme la vida como director, sino simplemente tener los conocimientos necesarios en caso de que algún día los necesite. Pienso que es un mundo complejo y que son necesarias muchas virtudes para hacerlo bien. Por otra parte es cierto que muchas veces la técnica o incluso el director se anteponena la música. No me perdonaría nunca interponerme entre la música y la orquesta como director.

Vuestro público ha ido creciendo desde 2006. ¿Cómo explicas esa conexión? ¿Qué le dais?

Posiblemente lo que ellos buscan. Yo intento hacer un concierto al que yo mismo iría, y la gente viene. Me quito de encima los tradicionalismos y me pongo a pensar en el público actual. Busco música que yo mismo pondría en mi MP3 y que a mí me emociona. Luego intento equilibrar el programa. El público ve que tocamos con pasión. La pasión en la música es muy importante. No merece la pena quedarse con cosas que decir, dejarlas para otro día quizás sea un error. Entonces yo pido a los músicos que lo den todo en cada ensayo y en el escenario. Esa exigencia la tengo también conmigo mismo y la aplico a todo lo que hago. Esto debe transmitirse al público, que nunca se queda indiferente tras un concierto nuestro.

camerata capricho vivaldi

¿Cómo escoges la música para un disco?

Es realmente complicado. En primer lugar, me gusta que los músicos de la Camerata toquen en calidad de solista, así que tanto en los CD como en los conciertos intento incluir siempre varios conciertos con solistas. Pero lo más importante es que sea un repertorio que (al igual que en los conciertos) la gente quiera escuchar. Por lo pronto no me planteo grabar música simplemente porque no haya sido grabada. Si no me motiva escucharla a mí, por qué a otra persona sí. Tengo una estantería llena de discos de música de la que solo hay una versión, y que yo nunca escucho (evidentemente hay excepciones). Sin embargo Vivaldi, Mozart, Bach, Schubert, etc. se encuentran a menudo en mi mini-cadena. Por supuesto hay música contemporánea muy buena, pero me gusta pensar en que la Camerata sigue un camino en cuanto a las grabaciones se refiere. Me gusta ir buscando paso a paso el sonido y que cada CD muestre el momento en el que nos encontramos como conjunto.

¿Qué relación hay entre la portada de este disco y la música que suena?

Se trata una fotografía de Gabriele Friscia, que es solista de contrabajo de la Orquesta de Córdoba y fotógrafo. La verdad es que no tengo ni idea de cuál es el lugar donde ha sido tomada, y no quiero averiguarlo, porque al igual que pasa con la música, no necesita forzosamente un título o explicación. Simplemente esa imagen me transmite una sensación que se corresponde con lo que hemos grabado y hace junto con nuestro CD un todo.

Para más información acerca de esta formación musical, os dejamos el enlace a su página web:

www.cameratacapricho.com

 

 

 

 

 

 

 

baidewei (109 Posts)


0
0

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*