When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Ana Colchero

Fascinante. Si hubiera que definir a Ana Colchero con una sola palabra, sin duda sería esa. Porque es imposible no sentir fascinación ante esta mujer que aúna inteligencia, coherencia, belleza, determinación y compromiso de una forma muy poco corriente. Fascinación ante una trayectoria vital tan exitosa como poco convencional que ha hecho de ella una persona muy popular en México, su país natal y donde ha desarrollado casi toda su vida profesional.

Nacida en Ciudad de México, Ana estudió Económicas en la Universidad Autónoma de México y, una vez licenciada, emprendió el duro camino de la actuación, convirtiéndose en una gran estrella en su país natal por sus interpretaciones en diversas telenovelas (aquí en España quizás más de uno la recuerde por sus papeles en Alondra o Corazón Salvaje),  series de televisión, películas, obras de teatro, etc. 

Pero, como decimos, Ana es una mujer poco convencional y cuando estaba en la cresta de la ola decidió cambiar la fama y los flashes por sus verdaderas pasiones: la literatura y la lucha por los derechos sociales. En 2006 publicó su primera novela Entre dos fuegos, de Editorial Planeta, una historia que mezcla intriga, corrupción política (¿les suena?) y amor. En 2011 ha publicado su segunda obra, Los hijos del tiempo, de editoral Esfera de los Libros, que, actualmente, es superventas en México. Se trata de una novela de ciencia ficción situada en el año 2060 en el subsuelo de Manhattan, en la que narra los desgarradores efectos de una crisis iniciada con la caída de las Torres Gemelas, usando la ciencia ficción como un vehículo para hablar de la crisis del capitalismo. Acaba de terminar su tercera obra, Nacemos muertos, que trata sobre la violencia que se vive actualmente en México.

Además, por si no bastara con su trayectoria profesional, Ana ha destacado por su implicación en diversas causas sociales en su país, como la defensa de los derechos de los indígenas en Chiapas o sus campañas en apoyo de las víctimas de Ciudad Juarez lo que hace que aún sea más digna de respeto y admiración.

Compartir una tarde de charla con esta mujer tan bella como inteligente y coherente, charlando de literatura, economía, causas sociales… es un placer que no queremos reservarnos para nosotros y que a continuación compartimos con todos vosotros.

ana colchero retrato literatura hijos del tiempo

¿Como iniciaste tu carrera en el mundo de la escritura?

Durante mis estudios de economía, yo estudiaba y trabajaba y, mientras tanto, podía vivir tranquilamente, pero cuando terminé la carrera tuve que definir mi futuro y el hecho de estar todo día entero encerrada  en una oficina me horrorizaba.  Por ello, salí de la práctica como economista un poco a la deriva, pues siempre había pensado en escribir y acabé metida en la actuación de manera azarosa, pues lo que yo buscaba era un modo de llevar una vida profesional más suave que me dejara tiempo para poder escribir. En la actuación no se trabaja todo el año, por lo que puedes tener varios meses libres y eso te da tiempo para escribir. Pero cuando quería ponerme a escribir surgía un trabajo que tenía que aceptar y tenía que dejar de escribir…en fin que era muy difícil tener una continuidad como escritora. Y así fue hasta el año 2000 en que decidí dejar la actuación y dedicarme a esto. Publiqué Entre dos fuegos en 2006, pero ya había empezado antes Los hijos del tiempo que terminé en 2007.

¿Fue muy dura la transición desde un mundo tan agitado como es la actuación a otro tan introspectivo como es la escritura??

Al contrario, fue muy placentero. Si bien a mí me gusta actuar y tiene cosas muy entrañables (el momento de la actuación, desde que te dicen “Acción”), dependes de mucha gente para trabajar, para que salga adelante un proyecto… eso lo hace muy inconveniente para tu propia autonomía. En cambio, al sentarte a escribir tu decides qué haces y cómo lo haces y te enfrentas al problema de publicarlo, pero el proceso es mucho más sencillo o, al menos, tienes todas las herramientas contigo.

¿Entiendes que es más sencillo dedicarse a la literatura a alguien como tú que eras muy conocida respecto de algún escritor desconocido? O, por el contrario, ¿piensas que eso puede jugar en tu contra, por los prejuicios que alguien puede tener contra ti?

No se calcularlo, porque nadie te dice “oye no te voy a oír por ser actriz” o todo lo contrario.  Sé que es posible que me prejuzguen antes de leerme, pero no lo sé a ciencia cierta, porque nadie te lo dice abiertamente.

Hablemos de tu última novela Los hijos del tiempo, que en México es una de las más vendidas, ¿qué tal está funcionando en España?

Pues no lo sé, porque el lanzamiento no fue tan ambicioso como allí, aquí duró mucho menos en la mesa de novedades. En México la editorial apostó muy fuerte por el libro y eso ayuda mucho. Actualmente si no tienes una editorial que te imprima montones de libros, puedes estar 15 días en la librería y después del trabajo que implica haber llegado hasta ahí,  es triste que no le des tiempo al libro ni siquiera de ser un fracaso, no digo ya un éxito.

La temática de este libro está muy de actualidad actualmente por las circunstancias socieconómicas mundiales. Te he oído comentar que el uso en este libro de la ciencia ficción no es sino un vehículo para contar las cosas que tú querías contar.

En este caso me pareció importante desarrollar una historia a partir de lo que yo empezaba a ver desde el 2001, por toda mi formación de economista. Las cosas habían cambiado un montón, el mundo había cambiado su eje de un modo muy serio y, claro, yo veo esto y digo ¿dónde podríamos llegar? Es muy posible que no lleguemos a la situación extrema que se expone en Los hijos del tiempo, pero puede que sí. Es curioso que nadie me discute diciendo que lo que yo planteo es una exageración, curiosamente esa nunca ha sido la reacción al libro, sino todo lo contrario; de hecho si se retrasa un poco más la publicación del libro, más que una novela de ciencia ficción iba a ser una obra histórica, pues lo que yo propongo cada vez va mas parejo con la realidad.

¿Por qué transcurre la acción en 2060?

Por hacer un cálculo. Esto lo empecé en 2005 y más o menos calculé el tiempo en que todo llegaría a producirse. El exterminio se produce en el 2040 y más o menos pensé que podría llegar a esto. El problema es que el 2060 del libro se puede adelantar, de hecho en México casi está sucediendo ahora. Lo que está ocurriendo actualmente en España, en México ya lo hemos vivido y las consecuencias también las hemos vivido y lo más fuerte es saber que lo que desencadena esta locura puede ser devastador. De todos modos, también puede ser que consigamos corregir el rumbo y no lleguemos a eso, porque ni siquiera es un problema de idealismo, sino de realidad tangible.

Tu terminaste la novela en 2007, cuando aún no había explotado la crisis en toda su crudeza. ¿Cómo te recibían los editores?

Recuerdo que la terminé en 2007 y se la entregué a mi agente en Barcelona y me decía “Uff, ¿y esto tan oscuro…tan negro, ciencia ficción? Esto no hay quien lo venda” y yo le decía, “es que esto no es algo que será, es algo que ya está sucediendo” (acababa de ocurrir lo de Lehman Brothers) y ahí quedó. Tuvo que desencadenarse la crisis y ser una crisis irreversible para que las editoriales dijeran “bueno…¡vale!”. Yo ya era consciente que las editoriales no iban a quererla publicar hasta que no ocurriera esto, lo que era lógico.

¿Te ha hecho alguien comentarios al respecto de que eres una visionaria?

Sí, pero es que era bastante obvio; todos los economistas sabíamos que iba a venir una gran crisis ocasionada por el crédito expansivo. Si me hubieran publicado cuando la presenté, todavía hubiera sido más visionaria, pero entonces la veían demasiado negra e irrealizable. Porque además, no era una ciencia ficción del espacio, sino que sucedía aquí y esa no le gusta a la gente porque puede hacerse realidad. Si tú hablas de una Galaxia muy lejana, a la gente le suena a cuento, pero si les hablas de Manhattan, a la gente le toca tan cerca que le afecta mucho, los lectores son conscientes de que hablan de ellos.

ana colchero retrato literatura hijos del tiempo

Ya que hablas de Manhattan, ¿por qué situaste la trama en su subsuelo?

Es que la caída de las Torres Gemelas es muy importante en el libro y, Manhattan es el centro económico del mundo. Además se presta mucho a centrar una trama que suceda en su subsuelo. También se podría haber elegido París pero, allí no hay Torres Gemelas ni es un centro mundial de poder.

El hecho de que los parias de la sociedad vivan en el subsuelo es algo muy recurrente en la novela, pero es que la realidad es que hay mucha gente viviendo en el subsuelo de muchas ciudades del mundo, pues el subsuelo es un refugio para las clases más desfavorecidas. Es una figura literaria, pero el problema es que es una realidad y que, además, se repite en el tiempo. Hay un libro, que salió en el 93, llamado The Mole People: Life In The Tunnels Beneath New York City de la periodista Jennifer Toth, en que se narra la vida de la  gente que vive en el metro y en las cloacas de New York. Antes de ese libro, las autoridades se negaban a reconocer su existencia, pero la autora convivió con ellos y narró sus experiencias.  Cuando salió el libro, ni Giuliani ni nadie pudieron ya hacerse los tontos, porque todo estaba muy documentado.

Dicen que los escritores suelen escribir sobre lo que temen o sobre lo que desean. ¿Tú has escrito sobre esto porque temes que ocurra o porque deseas que no ocurra?

Yo ni espero ni deseo que ocurra, es que estoy segura de que va a ocurrir si no corregimos nuestro sistema y nos damos cuenta de que podemos hacer las cosas de otra manera. Además, así como estoy segura de que va a ocurrir lo peor, también lo estoy de que va a suceder lo mejor, pero puede tardar más o menos, eso depende de nosotros. El capitalismo tiene un punto final muy próximo, ya ha dado todo lo que tenía que dar y tiene que dar lugar a un nuevo modelo de producción, esto es así y es irremediable. Hasta que no seamos capaces de verlo, el sistema actual dará los coletazos finales que pueda, pero el proceso es irreversible.

El problema del sistema actual es que te dicen “no te puedo dar trabajo, porque no lo hay”, pero, por otro lado, necesitan que tu tengas trabajo para que tengas dinero y puedas comprar, por eso siguen inyectando dinero al sistema para que, aunque no tengas trabajo, yo te pueda prestar para que me compres, porque yo no quiero que tu desaparezcas. De hecho, actualmente estoy haciendo un documental, que estoy editando yo misma sobre cómo funciona el capitalismo, porque a partir de comprender este funcionamiento, se entiende que es perfectamente superable. Actualmente es un lastre, pues hoy día ya se podría vivir perfectamente con otras condiciones de producción. La clave es la tecnología, que hoy mismo puede darnos de comer a todos los seres humanos, no tres, sino cinco veces al día. Pero la economía no responde a las necesidades y posibilidades de producción que existen actualmente. El mismo capital ha creado unas condiciones de producción tan provechosas que realmente nos impide aprovecharlas.

En tu nuevo libro “Nacemos muertos” cambias totalmente de registro…

Sí, ya lo he terminado. Es una historia personal de la violencia externa en una sociedad en descomposición y cómo se vive en una familia de la costa pacífica de México. Es una historia muy personal, muy de mi país que me importa mucho y que trataré de publicar por medio del  crowfunding, suscripción, o algún otro medio alternativo, pues no quiero hacerla por una editorial. Estoy empezando con el proceso, pues quiero que la novela llegue a un precio muy inferior al que se publican los libros. En México mucha gente no tiene dinero para comprar los libros a los precios que los venden las editoriales. Por eso quiero que sea algo interactivo, pues yo me doy cuenta de las posibilidades que tenemos en Internet y quiero aprovecharlas para que llegue a la gente. Además, la distribución irá más enfocada a México pues aquí es más difícil que la gente se interese por una historia como esto, pues le parecería una historia puntual que se produce en otro país.

En cuanto a la obra en sí, más ante que una novela estamos ante una crónica de la sociedad, bastante salvaje porque es la realidad que allí se vive. Imagínate cómo vive una familia un suceso de violencia como los que cotidianamente ocurren en Ciudad Juarez. Algo que ha sido ocasionado por alguien de fuera, ver cómo se vive en una familia. Porque yo digo:  hay 75.000 muertos en los últimos años, pero las víctimas no son esas únicamente, pues esos muertos tienen una vida, una madre, una novia, un padre…

Para terminar,nos has hablado de que el proceso de destrucción del capitalismo y del sistema económico y de producción actual ¿Cómo crees que será el siguiente modelo?

El mundo que puede devenir de todo esto, es una sociedad donde lo que imperen sean las necesidades del ser humano, que son perfectamente sustentables gracias a la tecnología y accesibles a través de Internet. Por ejemplo, ahora son todo problemas para realizar un referéndum sobre cualquier cosa, ¿qué problema habría para hacer a través de la Web 20 referéndums al día? El sistema monetario está abocado a desaparecer. Como habría abundancia, porque sería muy fácil producir alimentos a unos niveles increíbles, tu podrías elegir esos alimentos y no tendrías que hacer acopio, porque sería muy sencillo conseguirlos. Como habría tanta abundancia, esos alimentos perderían el valor económico. Hay muchos descubrimientos de energía muy eficiente, sencilla de obtener y muy barata. Obviamente, si existe abundancia de recursos, el trabajo pasaría a un segundo lugar y quien trabajara sería porque deseara hacerlo. Sería irremediable que todos acabaran haciendo algo, porque yo he vivido en comunidades indígenas en Chiapas, en las que tenían todo el tiempo del mundo y siempre la gente acababa haciendo cosas para ocuparse en algo, pero el ocio volvería a ser un elemento importantísimo.

 

baidewei (109 Posts)