When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

arquiRUTAS, cambio de tercio desde la arquitectura

Ante la devastadora situación actual de la economía en general, y en el campo de la arquitectura en particular, muchos de los profesionales del sector se están planteando un cambio de tercio imaginativo para sortear la crisis. Un ejemplo de esto es la brillante apuesta de los socios de un estudio madrileño, que, sin dejar de lado el mundo de la arquitectura y fieles a su pasión por ella y por acercarla al público general, han cambiado (en parte) los tableros de dibujo, los cálculos de estructuras, las maquetas y los programas de mediciones, por las rutas turísticas cuyo hilo conductor es la arquitectura moderna desde principios del siglo XX.

Sonia Sanz Gavián, Carlos Rincón y Enrique Padial son los socios fundadores de arquiRUTAS, una agencia de viajes nacida hace poco más de medio año. Un corto espacio de tiempo en el que su propuesta está recibiendo una gran acogida y en el que los acontecimientos se han ido desarrollando vertiginosamente, hasta el punto de no poder fijar un tope para el éxito de esta empresa. Han sabido aunar lo mejor de la economía española (el potencial del turismo) con el gran desconocimiento general que existe de la arquitectura moderna de calidad, para ofrecer un producto novedoso: unas visitas guiadas que permiten acercar a todos los públicos algunos de los edificios modernos más emblemáticos de nuestras ciudades. Unas rutas en las que se combina la buena arquitectura, con la buena gastronomía y con un trato personal excelente.

Nos entrevistamos esta mañana con Carlos y Enrique en la cafetería del Museo ABC (uno de los edificios que enseñan y uno de sus rincones favoritos… ¡pero tienen tantos otros!)

arquirutas museo abc

Museo ABC © arquiRUTAS

¿Cómo nace la idea montar arquiRUTAS?

Enrique: Esto surgió saliendo Carlos y yo de una dirección de obra en el verano del 2011; claro estábamos viendo: “fulanito, amigo tuyo que tenía un estudio… ha caído, menganito en una constructora… ha caído, el de al lado… ha caído”, y decíamos, “si nosotros que somos vocacionales los tres, que llevamos trabajando juntos un montón de años en esto… si nos falla la arquitectura ¿a qué nos dedicamos?”.

Entonces a mí personalmente me vino a la cabeza aquella frase de Oíza que decía: “La mejor escuela de arquitectura sería, no una escuela donde se enseñe todo lo que se enseña, sino un autobús en la puerta que pusiera Viajes”. La mejor manera de saber de arquitectura es visitándola, conociéndola, pisándola, oliéndola y sintiéndola. Con esa idea en la cabeza y con el éxito que parece que van teniendo las “Semanas de la Arquitectura” que organiza el Colegio de Arquitectos, pensamos ¿por qué no hacemos eso mismo pero mucho más profesionalizado? Es decir, vamos a hacerlo de un modo continuo, vamos a formar a unas personas, que sean arquitectos, para que enseñen los edificios y vamos a intentar enseñar esa arquitectura no solamente al madrileño, si estamos en Madrid, sino al turismo internacional, por eso nuestro interés desde el principio en que nuestros guías, aparte de saber de arquitectura y tener don de gentes, supieran idiomas.

¿Y después?

Enrique: Lo siguiente que hicimos fue ponernos al día para ver qué es lo que había que merecía la pena enseñar y acto seguido empezar a pensar cómo se articulaba todo eso.

Nosotros quisimos partir de las vanguardias. De ese momento en la historia de la arquitectura que supuso el Estilo Internacional, los años 20 y 30, entonces dijimos, los años 30 son fundamentales, y de ahí salió la ruta Los glamourosos años 30. ¿Y hasta cuándo? Pues decidimos que nos teníamos que poner al día de lo que había más nuevo en Madrid. Entonces te das cuenta de que se han hecho unos PAUS (que yo personalmente desconocía), que existen un montón de edificios de gran calidad que se han construido en las últimas décadas que la gente desconoce.

Entonces la pregunta era ¿cómo articulas todo esto? ¿Cómo empaqueto lo que yo quiero ver?, ya sé desde donde hasta cuando, sabiendo lo que hay empiezo a seleccionar el qué, y luego tengo que hacer los paquetes con cierta coherencia. Siempre hemos bautizado la ruta por la temática, así nacen las rutas Contenedores de cultura, Dibujando el Madrid del XXI, Espacios para el ocio…

Carlos: Empezamos definiendo las rutas, a partir de ahí vimos los edificios en los que podíamos entrar y en los que no.

Enrique Padial. Foto: Enrique Moragrega

Enrique: Por otra parte, creo que llevamos muchos años en los que en el turismo no se cuida a las personas, todo vale. Así que teníamos claro que cualquiera de nuestras rutas tenía que ser diferente a lo que normalmente te pueden ofertar. Es decir, normalmente te dicen, en cualquier viaje, “para hacer la ruta tal o la excursión de lo que sea a las 7 de la mañana en el autobús tal que está en tal calle” y entendíamos que eso era de una frialdad horrible y en vez de eso, no costaba nada quedar en una serie de hoteles emblemáticos, que tengan de por sí un interés arquitectónico, de diseño interior e incluso histórico, quedar allí y tomarte lo que llamamos el café de bienvenida. Mientras te tomas un café o una infusión y unos pastelitos el grupo se va conociendo, la gente va charlando, el guía te va introduciendo en lo que vas a ver y la espera a que estén todos se hace mucho más agradable.

El hilo conductor de la ruta es la arquitectura y una serie de sensaciones que se van sucediendo. El éxito de arquiRUTAS no es sólo el contar la parte de la arquitectura del edificio que estás visitando, sino como digo yo “el cotilleo” de la arquitectura. Estábamos muy interesados en que se contaran las historias de cada edificio. De lo que ha pasado y de lo que sucede en ellos. Por ejemplo en nuestra ruta de los años 30, visitamos el Hipódromo de la Zarzuela y siempre intentamos hacerlo los sábados porque ese día están los jockeys entrenando, podemos ver el edificio con ambiente, y eso ayuda a que la persona que está haciendo la visita capte mejor la personalidad del edificio.

Mimamos tanto la ruta que, lo mismo que la comenzamos con ese café de bienvenida, para finalizarla, en vez de “hasta luego buenas tardes, arquiRUTAS a su disposición”, no te cuesta nada, por ejemplo, en la ruta de los años 30, acabar en el Museo Chicote tomándote un coctel mientras que el guía (y sin darte cuenta, también el relaciones públicas del bar) te va contando anécdotas del sitio.

¿Estás hablando de arquitectura? Ya no, has hablado de arquitectura y ahora estás hablando de que en ese “contenedor” han sucedido muchas historias de esta ciudad que el saberlas te ayuda a percibirlo mejor. Es una manera más cálida de despedir a las personas, con un brindis por la próxima ruta.

Iglesia Santo Redentor Tenerife © arquiRUTAS

Lo que se percibe en la organización de las rutas es una gran coherencia.

Enrique: Por supuesto, por ejemplo, el restaurante que teníamos que elegir de cada ruta lo hemos hecho de manera que resulte coherente con el tema de la misma, si te vas a ver rascacielos de Madrid en la ruta Dibujando el Madrid del XXI pues te vas a comer al restaurante Espacio 33 en el edificio Torre Espacio donde además de comer fenomenal disfrutas de unas vistas increíbles de la ciudad. Si estás en la ruta del arte “Contenedores de cultura”, pues te vas a comer en el Thyssen, si puede ser en el mirador porque el tiempo acompaña pues mejor, en todos se ha buscado una razón de ser. Es como en una película de vaqueros en la que de repente no puede salir un tío con un reloj, hay que llevar una coherencia en todo.

En ese sentido, ¿por qué elegisteis los hoteles de la cadena Vincci?

Enrique: Nos interesaba sobremanera poder visitar el Capitol, el edificio Carrión, que es nuestro buque insignia. Es allí donde se han seleccionado a todos los guías, es donde se han tenido las reuniones más importantes, es donde Sonia, Carlos y yo nos sentamos por primera vez a hablar seriamente de asociarnos y poner en marcha el proyecto, es donde se definió el nombre de arquiRUTAS, en la proa del barco, en la cafetería Reims.

Aunque al edificio se le han hecho unas rehabilitaciones muy torpes que no han respetado el proyecto original de Feduchi y Vicente Eced, aun quedan elementos del proyecto original, y si te subes a la cubierta, además de unas vistas espectaculares, puedes ver perfectamente el edificio de enfrente de Rafael de la Hoz, que es el primer edificio del s XXI que se está levantando en la Gran Vía. Eres testigo de la construcción de esa obra.

¿Porqué arquiRUTAS tiene guías arquitectos?

Enrique: La persona que mejor te puede hablar de arquitectura es un arquitecto. Además en España el arquitecto tiene una formación muy completa tanto técnica como humanística, a diferencia de otros países donde se pone el énfasis en alguno de estos dos aspectos.

La documentación la elaboramos nosotros, investigamos y la redactamos y se la damos a los guías, que luego muchas veces, ellos mismos amplían o profundizan más.

A parte de que el guía supiera mucho de arquitectura, era muy importante que supiera transmitir. La idea fundamental de arquiRUTAS es que la arquitectura llegue a todo tipo de público. Para nosotros la arquitectura es una labor social, y con ese espíritu era también con el que nacía arquiRUTAS, ¿por qué una persona que no ha estudiado arquitectura no puede tener la oportunidad de conocer el porqué de los edificios?

Cada uno de nuestros guías tiene que ser capaz de meterse en el bolsillo a las personas que van con ellos. Por eso, después de presentar el proyecto el 9 de Mayo del año pasado en el espacio HUB Madrid, dentro de un ciclo que se llamaba “Arquitectos Emprendedores”, decidimos paralizarlo todo y nos dedicamos los siguientes meses, hasta septiembre en que lanzamos el producto, a salir y a hacernos todas las rutas con todos los guías, y algunas varias veces. ¿Por qué? Porque queríamos saber cómo lo contaban.

Carlos Rincón. Foto: Enrique Moragrega

¿Qué es lo que más destacaríais de ellos?

Enrique: Aparte de la profesionalidad y el don de gentes, lo que más destacaría de nuestros guías es la paciencia, y la confianza. Cuando montamos la empresa en el mes de mayo, pusimos un anuncio en la Escuela y otro en el Colegio para hacer el casting de los guías (en el Colegio, en una mañana recibimos más de 200 currículos, ¡fíjate como estaba ya el panorama!). En aquel momento les avisábamos de que esa prueba era para algo incierto, una cosa que saldría o no saldría, no había nada fijo todavía.

Actualmente tenemos un equipo sólido, muy bien formado, y sobretodo comprometido. Tenemos nueve guías en Madrid que entre los nueve hablan seis idiomas. Y en Tenerife tenemos catorce guías. Y como muestra de que funcionan bien, ruta que sale, ruta que nos llama alguien para felicitarnos por su trabajo. Incluso algunos repiten con nosotros en distintas rutas.

Sin experiencia previa en el sector, ¿cómo afrontasteis el reto? ¿Tiene algo que ver con experiencias anteriores de los viajes que se organizaban en la Escuela?

Enrique: Sí que es cierto que cuando comenzamos con arquiRUTAS Sonia decía: ¿te acuerdas de cuando organizábamos los viajes en la Escuela? Sonia y yo en el año 91 queríamos apuntarnos a un viaje que hacían en la Escuela de Arquitectura para ir a la Expo de Sevilla. Ante la cola de espera tan enorme que había para apuntarse decidimos montar un viaje alternativo por nuestra cuenta y así nos fuimos a verla. Al año siguiente organizamos uno a Portugal a ver la obra de Álvaro Siza y de Souto de Moura, luego otro año a París, a Mérida… pero todo eso se quedó ahí.

Pero vamos, arquiRUTAS es algo diferente…

Carlos: Desde el principio nosotros tratamos las rutas como si fueran proyectos. Enrique como arquitecto les daba forma, yo como aparejador hacía los presupuestos (¡incluso los primeros que hice los preparé con el mismo programa de mediciones que se usa en arquitectura!)

Enrique: En cualquier caso, lo que hemos importado del estudio (que por cierto, sigue en activo y con proyectos en marcha) es la misma filosofía de trabajo. Nunca nos hemos dejado atrapar por el dinero fácil de los cantos de sirena de las promociones de hace algunos años (nuestros encargos han sido de clientes privados y de concursos) y siempre hemos apostado por la calidad, y eso mismo es lo que intentamos hacer en arquiRUTAS. Antes de sacar algún producto al mercado o ampliar el negocio queremos estar seguros de que es un producto de calidad, cuidado, mimado hasta el último detalle.

IPCE – Higueras © arquiRUTAS

¿Cuál es el perfil medio de vuestros clientes?

Carlos: Pues hay de todo, amas de casa, asociaciones culturales, grupos de eventos o congresos. Los grupos que menos tenemos son de los propios arquitectos.

Enrique: El tipo de público que tenemos desde que estamos en el mercado ha variado muchísimo en función de cómo se han ido desarrollando los acontecimientos. Al principio nos dedicábamos a enseñar los edificios los fines de semana que era cuando más tiempo libre tienen los particulares.

En septiembre del año pasado nos invitaron a presentar nuestro proyecto en el Studio Banana, entonces tuvimos la suerte de que el mismo día de la presentación la Agencia EFE y Europa Press se hicieron eco de ella y lanzaron un teletipo que llegó a todos los medios nacionales. La prensa lanzó noticias que fueron en cadena y pasaron de la prensa escrita a las radios y las televisiones… de la prensa nacional transcendieron a la prensa internacional y empezaron a publicarnos que si en una revista alemana, que si en una rusa, americanos… y se empezó a hacer una campaña de publicidad totalmente gratuita. Por ahí nos llegaron los primeros grupos de empresas nacionales, grupos de asociaciones de vecinos…

De la prensa nacional también se pasa a las revistas de turismo y por ahí nos llegan otro tipo de grupos que viene a través de agencias que organizan eventos y viajes de incentivos, que nos solicitan hacer rutas más cortas que puedan encajar en sus horarios (como complemento a la asistencia a un evento o a un congreso) De ahí creamos las arquiRUTAS de media jornada.

Por último a finales de enero, a raíz de nuestra presencia en FITUR(donde nuestra oferta tuvo una muy buena acogida) y el hecho de haber firmado con Fullteam Networks para que lleven la gestión dirección comercial de arquiRUTAS, nos llega ahora el turismo internacional, que es para el que estamos haciendo la mayoría de cotizaciones en este momento.

Con nuestro deseo de acercar la arquitectura a todo tipo de público, pensamos en otras opciones que nos permitieran abaratar las rutas y hacerlas más asequibles a otro tipo de público, por ejemplo a las familias. Así creamos los “arquipaseos”, unas rutas de 2 horas focalizadas en un área determinada (lo que nos permitía ahorrarnos el transporte y así hacerlas más económicas) en las que podemos disfrutar de una manera igual de amena la arquitectura pero desde el exterior, sin entrar en los edificios. Así creamos el paseo del Racionalismo del Viso y la Colonia Residencia, el de Madrid Río, el de Azca…

madrid rio rutas turisticas

Madrid Río © arquiRUTAS

¿Qué es lo más complicado que habéis encontrado en desarrollo de vuestra propuesta?

Enrique: Negociar el permiso para visitar los edificios. Que te abran un edificio para hacer una visita no es complicado, lo difícil es conseguir un contrato de exclusividad para que tal edificio, que no se abre normalmente al público, te lo abran continuamente.

Todas las negociaciones las he hecho Sonia y en todos los casos con lo primero que nos hemos topado es con la sorpresa. Lo lamentable es negociar con el incompetente que hay detrás del teléfono algunas veces y que te salta: ¿para qué queréis enseñar este edificio? Yo creo que es un problema de cultura. En cualquier rascacielos que proyectan en Estados Unidos lo primero que plantean es un mirador en las plantas altas y un restaurante, sabedores del potencial que tienen.

Algunas de las rutas que teníamos planteadas nos han dado muchos problemas. Por ejemplo, quisimos hacer una ruta de los edificios en altura de Madrid, quisimos visitar el edificio Telefónica, la Torre de Madrid, el edificio España, Torre Picasso, Torre Europa, el BBVA, las Torres Kio, Torres Blancas…hemos topado en todos ellos, por unos motivos u otros, con un no como respuesta.

Nos estamos haciendo un máster en turismo sobre la marcha y gracias a la nueva dirección comercial y al éxito y los contactos de FITUR estamos accediendo a estas negociaciones desde otros niveles. Porque al principio esto era otra cosa, imagínate lo que fue llegar a todos estos edificios, sin ni siquiera página web, y explicarles qué es lo que queríamos hacer.

También es muy triste el poco apoyo, o nulo, que hemos recibido por parte del Colegio de Arquitectos y de las escuelas de arquitectura (tanto de la pública como de las privadas), respuesta cero. Así mismo hay que resaltar la falta de interés que estamos apreciando, no ya por las instituciones, incluso por parte de los arquitectos y de los estudiantes de arquitectura.

Donde sí vamos a seguir trabajando es para las escuelas de arquitectura sudamericanas. En FITUR nos contactó una agencia de Puerto Rico que nos ha pedido organizar viajes de diez días, seis en Madrid y cuatro en Tenerife para estudiantes de arquitectura. Absolutamente gestionados, desde las 9 de la mañana hasta las 8 de la noche, excepto la cena para que tengan algo de tiempo libre. En este caso también valoramos la facilidad del idioma a la hora de cerrar los acuerdos, porque a raíz de nuestras gestiones para trabajar con público extranjero hemos tenido que contratar un servicio jurídico especializado en relaciones mercantiles internacionales; el contrato de China…cuidado con el contrato de China, ¡va hasta con índice! Te mueves en un campo en el que vas aprendiendo de todo, día a día, es ese máster al que antes me he referido.

tenerife arquirutas adan martin auditorio

Auditorio Adán Martin – Tenerife © arquiRUTAS

Actualmente ofrecéis rutas en Madrid y Tenerife, ¿tenéis planes de extender el proyecto a otras ciudades?

Enrique: Estamos teniendo muchas ofertas en ese sentido, pero es que todo está yendo tan rápido, pero es que es tan denso todo… parece que desde septiembre que llevamos en esto hubieran pasado tres años, ¡pero han pasado sólo cinco meses! Y lo que queremos es que antes de hacer nada nuevo, que esté muy bien planteado, perfectamente controlado. Ahora mismo estamos preparando unas rutas en Bilbao y en La Rioja. No puedes ir a todo a la vez. Poquito a poco, pero todo lo que hagas hazlo muy bien. En Bilbao estamos preparando ahora mismo tres rutas, una larga, una de media jornada y una corta.

Luego abriremos otra en Granada en breve, también Sevilla, Barcelona, pero poquito a poco… En este año dos o tres ciudades más seguro que cubriremos.

Y además estamos trabajando en rutas internacionales, viajes a Chicago, a Berlín… tenemos prácticamente cerrado un viaje a Pekín.

Así mismo nos han ofrecido montar franquicias de arquiRUTAS en Sudamérica, en Brasil, Perú, México…

¿Dónde llegará esto? No lo sé, desde luego pasión y horas de trabajo no faltan. Son muchos palos los que en poco tiempo estamos tocando. Creo que el producto es muy bueno, tenemos un equipo extraordinario a nivel personal y profesional y ahora es ya cuestión de tiempo. Desde luego, si esto no llegara a buen puerto sería porque hemos hecho algo muy, muy mal.

 

baidewei (111 Posts)


0
2

2 Comments

  1. beatriz April 24, 2013 Reply

    Desde luego es una magnífica oportunidad para todo el mundo pero me extraña muchísimo que no vayan los alumnos de arquitectura. Si de mi dependiera haría que esos proyectos se conviertiesen en asignaturas optativas para los universitarios, o seminarios acreditados… etc.
    Estoy deseando hacer una de esas rutas la próxima vez que vaya a Madrid.
    Enhorabuena. Un gran proyecto y un gran negocio (eso seguro)

  2. pepenono April 25, 2013 Reply

    AQue mejor manera de descubrir una ciudad que de la mano de los propios arquitectos qué las construyen…
    Felicidades por el artículo, muy interesante

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*