When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Doblaje o Subtitulado

¿Doblaje o subtitulado? Un debate comprometido que no se puede servir de una respuesta absoluta. A primera vista, se podría decir que, hoy en día, en España el doblaje ganaría la batalla, ya que en el cine predomina esta técnica. Sin embargo, ¿es el doblaje la opción preferida de los españoles? España es, junto con Francia, Alemania e Italia, uno de los países más fuertes en doblaje. Sin embargo, el origen de este, además de deberse al gran mercado español, es otro bien distinto.

Durante la época franquista, el nivel de analfabetismo español era muy elevado y esto imposibilitaba el uso de subtítulos en las películas importadas ya que sólo unos pocos tenían la suerte de poder leerlos. No obstante, el doblaje también fue utilizado como medio de manipulación en dicha época debido a la censura. La dictadura franquista decidió instalar en España la Ley de Defensa del Idioma que Mussolini había establecido anteriormente en Italia. Esta ley pretendía la unión del país prohibiendo la visualización de películas en otros idiomas y, al mismo tiempo, aprovecharla para modificar el contenido del guión. El resto de países como Estados Unidos no estaban sometidos a censura con lo que las películas extranjeras que importábamos a España eran consideradas demasiado “avanzadas” para tal período.

Algunos ejemplos de esto, tal y como publicó Alejandro Ávila en «La censura del lenguaje cinematográfico en España» podrían ser  son los siguientes:

En el clásico de «Casablanca» (1942), nos encontramos con el siguiente diálogo en la versión original:

LASZLO: You ran guns to Ethiopia. You fought against the fascists in Spain.

RICK: What of it?

LASZLO: Isn’t it strange that you always happen to be fighting on the side of the underdog?

La verdadera traducción debería decir algo así:

LASZLO: Introdujo armas en Etiopía. Luchó contra los fascistas en España.

RICK: ¿Y qué?

LASZLO: ¿No le resulta extraño que siempre haya luchado en el bando del oprimido?

Este diálogo hacía mención a la lucha de Rick en el bando republicano, al cual lo denominaba el bando “oprimido”, con lo cual el censor decidió modificar el argumento en la versión española dejándolo de la siguiente manera:

LASZLO: Introdujo armas en Etiopía. Luchó como pudo contra la anexión de Austria.

RICK: ¿Y qué?

LASZLO: ¿No es extraño que siempre haya estado defendiendo causas justas?

Los españoles estaban tan habituados a la censura que cuando se estrenó «Gilda» (1946), se rumoreó que Rita Hayworth hacía un completo strip-tease cuando en realidad sólo se quitó un guante.

Otro mítico ejemplo aparece en la película «Mogambo» (1953). La censura se centraba sobre todo en el sexo, de esta manera, cuando se forma el triángulo amoroso entre Clark Gable, Ava Gardner y Grace Kelly, el censor pensó que era una locura que una mujer casada se enamorase de otro, así que decidió modificar el guión convirtiendo al matrimonio en hermanos. Lo que no parecía tan lógico era el comportamiento que ambos “hermanos” tenían durante toda la película, lo cual parecía que se trataba de un incesto. Esta decisión fue el colmo de la censura y dio lugar a muchas críticas en el extranjero.

Dejando de lado los aspectos políticos y culturales e independientemente de preferir doblaje o subtitulado, se ha de reconocer que el doblaje del que hoy en día podemos disfrutar en España es un auténtico privilegio. Si echamos la vista atrás y lo comparamos con las primeras técnicas de doblaje, se constata la gran evolución del mismo. En sus comienzos, la profesión de actor de doblaje no existía como tal, con lo que se tenía que recurrir a soluciones que hoy en día nos podrían resultar cuanto menos “extrañas”. Veamos el caso de «El gordo y el flaco»: debido a la inexistencia de actores de doblaje en aquella época, los mismos personajes tuvieron que memorizar el guión en todos los idiomas de los países en los que se estrenó la serie. De esta manera, los actores recitaban su guión en español con un fuerte acento inglés que para nada sonaba natural. Probablemente, ni ellos mismos sabían lo que estaban diciendo mientras grababan, lo cual afectaba también a la tonalidad y credibilidad del argumento.

 

 

Por otro lado, hay otros países en los que el doblaje no está tan evolucionado, ya sea por motivos económicos o por la habitualidad a los subtítulos. Este es el caso de Polonia, por ejemplo. En dicho país, sólo hay una única voz durante toda la película y, además, en este caso, no se realiza doblaje, sino voces superpuestas (se escucha la versión original de fondo con menor volumen mientras que la traducción se escucha por encima de la misma). Imaginad ver una película con la misma voz para todos los personajes, ya sea hombre o mujer,  durante una hora y media. Ya de entrada nos resultaría imposible distinguir a los personajes y creo que a la media hora nos dolería tanto la cabeza que dejaríamos la película de lado. Sin embargo, los polacos están totalmente acostumbrados a este sistema y saben diferenciar perfectamente cada personaje en todo momento.

Es cierto que no existe una respuesta determinada a la hora de elegir entre doblaje o subtitulado, existen todo tipo de opiniones y todas igual de respetables. Cada técnica presenta sus ventajas e inconvenientes. A groso modo, podríamos decir que a través del doblaje se pueden apreciar mejor los detalles cinematográficos ya que no hay ningún texto que “mancha” la pantalla, que no se reduce la información debido a que hay tiempo suficiente para poder decir el mensaje completo al transmitirlo de manera oral o que presenta una mayor calidad técnica. Por otro lado, gracias al subtitulado podemos disfrutar de la voz original del personaje y no escuchar la misma voz en personajes distintos como ocurre cuando un mismo actor de doblaje dobla las voces de diferentes personajes o, lo que es aún más importante, el subtitulado nos permite aprender una lengua diferente, algo que hoy en día está muy presente en nuestro país, sobre todo entre los jóvenes. De hecho, gracias al subtitulado, otros países como Grecia o Portugal se manejan perfectamente en inglés mientras que en España todavía no se ha alcanzado dicho nivel aunque está creciendo el interés de los jóvenes por aprender una lengua extranjera y en unos años tal vez lleguemos a estar a la altura.

En este debate queda fuera el subtitulado para sordos y la audiodescripción para ciegos, ya que considero que son dos técnicas que deberían tratarse con un mayor detenimiento y de la que probablemente se hable más adelante.

En conclusión, no hay una técnica perfecta, ambas tienen sus pros y sus contras. La elección entre subtitulado o doblaje es a gusto del espectador así que decidme: ¿con cuál os quedáis? Espero vuestras respuestas.

 

Carmen Pérez

http://www.carmentraducciones.tk/

baidewei (111 Posts)


0
11

11 Comments

  1. Edward November 25, 2013 Reply

    Cierto es. Es muy curioso como unos y otros países prefieren una u otra técnica. Los polacos, por extraño que parezca, adoran su forma de ver las películas y proponerles verlas de otra manera les resulta incomprensible y casi insultante. Lo intenté una vez y es agotador. La modulación de la voz del intérprete es nula:neutra. El enfásis oracional recae en la voz que se puede escuchar de fondo, del actor original, sea hombre o mujer.

    Personalmente, lo ideal sería ver el contenido audiovisual en versión original, pudiende apreciar el esfuerzo y la puesta en escena de los actores y actrices; pero tengo que reconocer, que cuando se trata de una película japonesa o china, de la que no consigo sacar palabra alguna, prefiero verlas dobladas, para no perder detalle de la imagen. Una incongruencia más, como la de la mayoría de los españoles.

    Estaré atento a esa futura publicación sobre audiodescripción y SPS.

    • Carmen Pérez Rodriguez November 26, 2013 Reply

      Muchas gracias, Edward, por tu comentario, me ha gustado mucho. Estoy totalmente de acuerdo contigo.
      Será un placer leerte en la próxima entrada.

  2. James Stewart November 25, 2013 Reply

    Interesante artículo sobre los avatares del doblaje y demás intríngulis de la traducción de películas. Yo creo que una película bien doblada se ve mejor que si tienes que estar continuamente leyendo unos subtitulo, pero también es interesante ver la versión original y apreciar los matices que con el doblaje no se ven.
    Propongo que todas las cadenas permitan la versión doblada y la original a elección del espectador.
    Enhorabuena por el artículo.

    • Carmen Pérez Rodriguez November 26, 2013 Reply

      Esa sería una idea fantástica, así podría verse subtitulada o doblada, a gusto del consumidor.

      Gracias por tu comentario, por tu opinión y por la enhorabuena.

  3. Cometas November 25, 2013 Reply

    Pues es un debate interesante. Yo creo que deberían alternar ambos sistemas, más aún siendo nuestro país tan “desastre” con los idiomas. Estaría bien que hubiese películas, series,… destinadas a todas las franjas de edad, que fueran de máxima audiencia, es decir que fueran buenas, y que se pusieran en versión original. De este modo no nos resultaría pesado porque serían sólo algunas películas y, lo más interesante, a lo mejor los españoles aprenderíamos otro idioma distinto al nuestro….
    Interesante dilema….

    • Carmen Pérez Rodriguez November 26, 2013 Reply

      Estoy de acuerdo contigo, Cometas. El inglés es la asignatura pendiente por excelencia de los españoles y estaría bien que el subtitulado ayudase a mejorar el nivel.
      Gracias por tu comentario, me ha gustado mucho.

  4. Slynx November 25, 2013 Reply

    La verdad que a mí ya me aburre un poco escuchar la voz de Jack Sparrow en dos de cada tres películas que veo dobladas al castellano. Además, por muy buen trabajo que pueda hacer el doblador, no creo que pueda llegar a transmitir lo mismo que el actor durante el rodaje. Por no hablar de la cantidad de frases hechas o expresiones en el idioma original que en castellano carecen de sentido o suenan a “rayos y retruécanos”.

    Sin embargo, la opción subtítulos tampoco es muy alentadora, puesto que hay veces que veo series o películas que puedo comprender, pero por el hecho de tener un texto cambiante en la pantalla, mi mirada termina ciñéndose a esas líneas y hace que disfrutar de una película termine siendo leer un libro corto con ruido de fondo.

    El hecho de que la inmensa mayoría de películas sean dobladas al castellano nos ha acomodado demasiado en el sofá de casa, si bien es cierto que discreto nivel de conocimiento de idiomas extranjero del español es discreto. Si comparas con otros países europeos, descubres que es bastante más bajo, y que, curiosamente, estos países no doblan sus películas. No creo que esta sea única razón, pero sí pienso que tiene un peso bastante importante.

    Como medida de protesta intento ver los diferentes shows en versión original, sin subtítulos ni anestesia, y creo que mi capacidad de comprensión ha mejorado, a costa de no comprender algunas palabras o frases que formulan.

    Quizá sea un cambio demasiado drástico para la sociedad española el encontrarse películas no dobladas en el cine, pero a la larga puede ser más enriquecedor desde el punto de vista lúdico y didáctico. Y quién sabe, igual algún día vemos una película española doblada en inglés y lo mismo mejora y todo!

    • Carmen Pérez Rodriguez November 26, 2013 Reply

      No puedo estar más de acuerdo contigo. Creo que has descrito perfectamente las ventajas e inconvenientes del subtitulado y del doblaje. Probablemente, si se empezase a fomentar esta propuesta de cine que ofreces, aprenderíamos mucho más, tanto del idioma como de la cultura, todo es acostumbrarse. Eso es lo que falta en este país: pasar de una costumbre a otra.

      Gracias por tu comentario, me ha encantado.

  5. Lena November 28, 2013 Reply

    Interensantísimo artículo, muy bien documentado y muy bien explicado. A mí personalmente me gustan más las películas dobladas, por la comodidad de no tener que estar leyendo, y para no perder ningún detalle de la imagen.Pero reconozco que cuando veo alguna original, si es en un idioma que pueda entender algo,también me gusta. !Enhorabuenaaa!

    • Carmen Pérez Rodriguez November 29, 2013 Reply

      Muchas gracias, Lena. Me alegra que te haya gustado.

  6. Jesús November 28, 2013 Reply

    Enhorabuena por tu artículo. Muy objetivo. Un asunto de plena actualidad. Jesús.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*