When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Electric Nana

Mónica Vázquez era una joven periodista madrileña, amante de la música, la literatura, el arte…, que tenía como objetivo en la vida dedicarse a la enseñanza. De pronto, como en la película Matrix, un mensaje en la pantalla de su ordenador cambió su vida. En este caso, su Morfeo particular fue Carlos Jean, quien le hizo elegir entre: pastilla azul, “fin de la historia, sigues con tu carrera y te conviertes en profesora universitaria”; pastilla roja, “te quedas en el país de las maravillas y yo te enseñaré hasta donde llega la madriguera”.

El resto de la historia es bien conocida: Mónica eligió la pastilla roja, se convirtió en Electric Nana, se involucró junto a Carlos en el Plan B, componiendo y cantando Lead the Way, tema que fue número 1 en ventas en iTunes. Actualmente, integrada en la compañía MUWOM, ha publicado tres nuevas canciones (Yes, Playground y Très mien), ha comenzado con una gira de actuaciones, está preparando el lanzamiento de un videoblog… Además, Mónica no solo canta y compone maravillosamente, sino que escribe espectacularmente bien, pinta… en fin, una artista con mayúsculas.

Desde que la conocimos en uno de sus conciertos, queríamos entrevistarla y que tod@s vosotros también pudierais conocer un poco más sobre ella, su persona, su trabajo y su visión del mundo actual de la música. El lugar elegido para la realización de la entrevista fue la pastelería madrileña Mamá Framboise (un doble placer), a quienes queremos agradecer la atención recibida y aquí tenéis el resultado de nuestra agradable charla.

¿Cómo empezaste en el mundo de la música?

Mi amor por la música viene de siempre. Cuando era muy pequeñita, mi juego favorito era coger una canción y cambiarle la letra y si podía decirle algo a mi madre cantando en vez de hablando, lo hacía. Bailaba, cantaba, actuaba, hacía monólogos en mi casa; en fín, la típica niña que va buscando la cámara. Me tiré la infancia viendo musicales y luego creaba mis propias películas en mi imaginación y les ponía banda sonora. De hecho, aún sigo componiendo así: creo una película en mi imaginación, busco una escena que me guste especialmente e intento crear una canción perfecta para ella, es decir, escribo bandas sonoras para momentos imaginarios que luego se pueden extrapolar a momentos reales.

Empecé a tocar la guitarra a los 14 años. Componía y cantaba, pero para mí, me daba mucha vergüenza cantar mis canciones en público, porque no pensaba que fueran lo suficientemente buenas como para enseñárselas a nadie. Para mí tenían sentido, porque eran canciones que componía para mis historias y no pensaba que esas historias y canciones pudieran significar algo para los demás. A lo mejor es porque todos los adolescentes piensan que son diferentes al resto del mundo.

Tú pones mi música en orden cronológico y es mi diario. Nunca he llevado un diario tradicional porque para cualquier cosa importante que me pasaba componía una canción. Tengo un diario sonoro y ahora, cuando oigo mis canciones antiguas, sé por qué compuse aquélla y de qué va esta… es bastante gracioso.

Electric Nana entrevista directo mama framboise

Pero esa naturaleza de diario hace que el mensaje de las canciones compuestas hace tiempo, pueda no tener sentido ahora. ¿Cómo te sientes al cantar una canción de cuando tenías 16 años?

Es muy bonito cantar una canción antigua. Ahora compongo mucho y hago muchas canciones muy diferentes y canto cosas muy distintas, pero cantar una canción de cuando eras más joven es algo muy bonito, porque vuelves un poco al pasado, a revivir quien eras en aquél momento. Es muy tierno.

Tierno para ti, porque es posible que el público no comprenda el mensaje y la situación en la que estabas entonces.

Sí, pero todo comunica. Hay una canción que canto mucho ahora, llamada Someone, que tiene como cuatro o cinco años y que compuse en un momento en el que yo creía que estaba enamorada. Esa historia murió y ya forma parte de mi pasado, pero cada vez que canto la canción es como si volviera a tener 20 años y volviera a estar enamorada otra vez, y creo que eso se transmite y que la gente lo siente y, se hayan enamorado o no alguna vez, pueden utilizar la imaginación para vivir de la canción.

Pero eso supone también un esfuerzo por tu parte de ponerles en situación…

Sí, pero eso es lo más bonito de todo: la tarea que supone llevar a la gente a otro sitio, crear una atmósfera, un mundo y dedico mucho esfuerzo a intentar conseguirlo. Lleva mucho trabajo y cierto desgaste emocional preparar ese viaje para los demás, pero es lo mejor de todo. Cuando compongo una canción, es para mí y es muy bonito intentar trasladar el sentimiento que tengo en ese momento a los demás cuando la canto. Ese es el verdadero trabajo del artista, transmitir su trabajo. Para mí ahí reside su arte, no en el crear una canción sino que la parte más sublime de la música es cuando la compartes y cuando consigues que otra persona la viva como si ellos la hubieran escrito y eso es lo que yo quiero conseguir. Por eso me gusta mucho que hayamos empezado con conciertos pequeños, en sitios íntimos, porque estos lugares ayudan a crear el ambiente idóneo para que eso se produzca.

Ese es uno de los poderes que tenéis los cantautores, pues no solo creáis la obra sino que la interpretáis a los destinatarios. Un escritor, en cambio crea un libro y lo deja a la interpretación de cada uno de los lectores, no está a su lado para ayudarle a interpretarlo durante la lectura.

Sí, la música tiene también ese componente de la literatura de que el contenido no es algo propiedad del autor sino que se convierte en algo propio del lector porque tu le transmites algo y él lo asimila e interpreta, crea su propio mundo y esa interpretación que hace de tu obra la enriquece. Ese aspecto de fomentar en la gente la creación de un mundo interior es espectacular, si yo consigo hacer eso en algún momento de mi vida, me quedo tranquila. Tengo cierta debilidad por la enseñanza, de hecho, ese era mi otro plan de vida, porque creo que no hay nada más bonito que enseñarle a otro a aprender, contagiarle las ganas de crecer. Si escribes un buen libro, si haces una buena canción eso genera unas ganas de expandirte dentro de ti mismo que no tiene parangón.

Es cierto que en la música yo interpreto y puedo dirigir, pero nunca tengo el 100% del poder porque no me meto en la cabeza ni en el corazón de la gente y no sé cómo lo están interpretando, sintiendo o contextualizando en su imaginario de sentimientos, aunque sí que es verdad que puedes darles pistas. El escritor no puede compartir momentos, pero yo sí y es una suerte. Es un poco cansado, después de cada concierto me quedo muerta, pero con una sonrisa de oreja a oreja, porque es muy especial. En estos últimos conciertos que hemos hecho en salas pequeñas es abrumador, porque el feeling es muy intenso, mucho más que cuando es un espacio más grande, porque la distancia alivia el peso.

Pero, cuando actúas ante 10.000 o 15.000 personas como has hecho en la última gira con Carlos Jean, ¿no sientes la energía del público?

En sus shows Carlos buscaba la sublevación emocional del público y en mis pequeños conciertos busco más que la gente se meta en sí misma a que salga. En los megaeventos con Carlos la energía te explota y te llega por los dedos de las manos, por los ojos, te pega un golpetazo. En mis conciertos, la energía se condensa y es como que se transmite por el suelo y te sube por los pies. Te va llegando más suave y lentamente, es más sutil más íntimo.

Sí es cierto que me muero por preparar conciertos más grandes porque son muy divertidos y es todo un reto, pero estoy disfrutando mucho de estos conciertos, tan íntimos y pequeñitos.

Vas a empezar ahora con tu gira ¿cómo va a ser, sitios pequeños o grandes?

Pues vamos a empezar en Madrid, pero a seguir por toda España en sitios pequeños y medianos, más que nada porque estoy aprendiendo, encontrando la manera de traducir el feeling a un show un poquito más grande. Somos muy exigentes y queremos que todo quede perfecto y eso, la que tiene que aprender a hacerlo soy yo y necesito un poco más de rodaje emocional y de trabajo. De hecho cada concierto es diferente y no toco las mismas canciones ni en el mismo orden porque estoy experimentando y lo estoy pasando muy bien jugando con las canciones, con el directo como a mí me da la gana y cuanto más grande sea el concierto menos voy a poder jugar.

Electric Nana entrevista directo mama framboise

¿Cómo es tu forma de trabajar?

La gente cree que los músicos no trabajamos, que nos viene la inspiración y ya está y luego nos dedicamos a vivir la vida loca. La verdad es que todo requiere mucho trabajo y mucho esfuerzo. Hago música igual que escribo un libro, tengo mi momento de investigación, mi momento de imaginario y luego trabajo sobre ello.

Cuando me levanto por las mañanas comienza la labor de investigación. Hago eso siempre a primera hora de la mañana porque en ese momento soy incapaz de cantar y yo para componer necesito oírme la voz bien.  Así que por la mañana estoy dos o tres horas de investigación musical (leyendo blogs de música, viendo vídeos, etc.) para ver qué han hecho otros músicos, navego por Spotify, Grooveshark, Youtube y todas las redes que se te ocurran. Cuando termino siempre envío un tweet con la canción que más me ha gustado después de mi investigación y es una forma de dar los buenos días, sobre las 11-12 de la mañana. La gente en Twitter, a menudo piensa que me he levantado a esa hora y es superdivertido, que la gente piense eso, cuando ya llevo bastante tiempo trabajando.

Luego me pongo a cantar, tocar el piano, probar bases… hago un parón a las 4 o las 5, salgo a dar un paseo, tomar un café, leo un libro… y por la tarde sigo tocando el piano. Hay días que compongo una canción o dos y otros días simplemente juego: grabo una base, grabo una voz, una melodía, un piano, pero no hago la canción entera.

El mejor momento para cantar y componer es la noche, es cuando más cómoda me encuentro para hacerlo. La base es siempre la voz. Cojo un ritmo que me guste y sobre él hago tonterías con la voz, sobre eso hago una melodía, después la toco con el piano y sobre la melodía con el piano hago la melodía de voz.

Pero, ¿tarareas y luego compones la letra o la letra te va surgiendo??

Cojo el ritmo, se me ocurre una melodía en la cabeza, la empiezo a cantar, sobre esa melodía hago el piano, el bajo, la guitarra y luego canto encima. La letra a veces tarda un montón, otras veces me sale sola. Alguna ocasión me ha salido la letra mientras intentaba sacar la melodía y no la he tocado porque me mola que sea así como me ha salido. Ahora estoy aprendiendo a tocar el piano y a componer con él y me están empezando a salir canciones distintas. Di unas cuantas clases de piano de pequeña y lo dejé y ahora me arrepiento muchísimo porque me encanta. Estoy intentando aprender otra vez.

¿Por qué cantas en inglés?

Soy bilingüe y para mí nunca ha supuesto una diferencia el cantar en inglés o en español. Dependiendo del tipo de música que haga me apetece cantar en español o en inglés. Es como si el ritmo de la canción me lo pidiera. Cuando tenía 15 años, sí que es cierto que componía mucho más en español, pero es que la música que hacía era más tipo Michelle Branch, con un toquecito de los 60 español, era otro rollo diferente, que no tenía nada que ver con lo que hago ahora y con ese tipo de música y de ritmos, sí que me cabían frases en español con un mensaje bonito, una letra con cierto sentido y poesía.

Ahora con la estructura y la textura que le estoy dando a mis canciones, me cabe mucho mejor el inglés y mi voz modula diferente. De hecho, la voz en general suena diferente en inglés y en español cuando hablas ¡y mucho más cuando cantas! Por ejemplo, cuando hablo en español sueno mas cantarina, subo más la voz y me canso más; en inglés, en cambio, hablo más grave y raspado y me canso mucho menos. Y así con cada idioma. Me encantan esos cambios. Me encantan los idiomas y los acentos.

¿Haces versiones de tus canciones compuestas en inglés al español y viceversa?

No suelo hacerlo, me parece irrespetuoso para con la canción. Para mí la música es algo que pasa y de lo que yo soy testigo. Yo estuve allí cuando esa canción sucedió y me siento responsable de ella desde el momento que le doy al botón grabar en el ordenador. Por eso, si la canción sucede en inglés así sucede, y yo no soy quien para cambiarla. Me siento un poco como la guardiana de esas canciones.

Y ahora que estás escuchando mucho a Sigur Rós, ¿no te entran tentaciones de inventarte un idioma como han hecho ellos?

Soy fan de Sigur Rós desde hace muchos años y sí que lo he pensado varias veces. Lo que me gusta de ese concepto es que no hace falta que entiendas lo que están diciendo para que puedas comprender y sentir lo que quieren decir y a mí eso siempre me pareció una gran idea. La verdad es que molaría intentarlo.

En realidad, me encantaría sacar una canción en cada idioma: una en japonés, ruso, chino… en brasileño me gustaría mucho también. De hecho tengo muchas ganas de hacer una en gallego, pero ya se verá… ¡o en gaélico!

Electric Nana entrevista directo mama framboise

¿Cómo ves tu futuro próximo, musicalmente hablando?

Cruzo los dedos y veo una gira, veo un proyecto con alguna marca comercial muy interesante, veo muchas más canciones, veo el reto de llevar esto a un ámbito más grande y a seguir comunicando el mismo feeling… Veo mil posibilidades, la verdad es que se pueden hacer muchas cosas y somos un equipo muy motivado, que nos hemos puesto a ello y llevamos muy buen ritmo.

Háblanos un poco de ese equipo. Estás integrada en la Compañía MUWOM. ¿Qué os aportáis mutuamente MUWOM y tú?

Básicamente, yo a MUWOM le aporto algo que traducir, algo que plasmar y sobre lo que trabajar y a mi ellos me dan los medios, el conocimiento, la paciencia que yo no tengo, en resumen, una plataforma sobre la que crecer. Llevamos bastante tiempo trabajando juntos, hemos crecido juntos y tenemos un feeling de familia. Tenemos ratos mejores y peores, como todas las familias, pero puesta a pasar los disgustos de una carrera musical, prefiero pasarlos en familia.

Además, habéis apostado por un modelo de comercialización diferente al habitual. No habéis lanzado un disco sino que habéis apostado por el mercado digital: sonáis en Spotify vendéis a través de iTunes…

Es que el mundo ha cambiado completamente. Lo que antes funcionaba, ya no funciona, lo que antes se vendía, ya no se vende. Puedes engañarte a ti mismo y negarlo, pero es así. Ya no se venden discos igual que antes o, mejor dicho, ya no se venden por la misma razón que se vendían antes. Tu ahora cuando compras un disco no lo haces por tener música que de otra manera no podrías escuchar, sino que lo compras por ti, porque quieres darte un capricho o mandar un mensaje sobre quién eres y lo que te gusta, es una declaración de intenciones. La música ya no es algo que tienes, es algo que eres.

Algunos dicen que el problema es la piratería y las descargas ilegales. No se dan cuenta de que el mundo de la música ha cambiado desde que se inventó el casete: desde que podías grabar las canciones que más te gustaban y escucharlas todas las veces que te diera la gana. Por eso, la cuestión no es frenar las descargas ilegales, porque es imposible; entonces, ¿qué puedes hacer? Pues tienes que ofrecer algo que la gente realmente quiera tener o vivir, no algo que la gente quiera comprar, porque la gente no es tonta, no quiere comprar nada que puede tener gratis.

Cuando alguien compra una canción mía en iTunes, no solo está comprando una canción, en realidad me está dando un abrazo y me está diciendo ¡sigue así que me gusta! y me está ayudando a que yo siga haciendo mi música, porque yo no me alimento del aire; yo tengo facturas que pagar y esa compra es un apoyo para que yo siga haciendo lo que estoy haciendo. Además, también pueden apoyarme en los conciertos o con el merchandising, o sea, que hay otros modelos posibles.

Y para terminar, ¿qué le preguntaría la periodista Mónica Vázquez a la artista Electric Nana?

Umm, habría muchas preguntas que querría hacerle… Venga, vamos con esta:

— Mónica: ¿Eres feliz?

— Electric Nana: Estoy aprendiendo a serlo.

 

baidewei (111 Posts)


0