When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Guy Delisle: el mundo visto en viñetas

En los últimos años hemos asistido a un notable incremento en el papel del cómic como herramienta periodística, así como soporte válido para reportajes, crónicas y otros géneros similares que buscan transmitir y hacer comprender al lector una realidad determinada. Al pensar en cómics de carácter periodístico, uno de los primeros nombres que nos vienen a la cabeza es el de Joe Sacco, que, armado con lápiz y plumilla, ha cubierto con notable lucidez conflictos como el de Gaza y la Guerra de Bosnia.

Su trabajo ha sido comparado en muchas ocasiones con el del protagonista de este artículo, Guy Delisle, historietista y animador de origen canadiense que también ha transformado en viñetas muchas de sus experiencias vitales. El resultado es una serie de novelas gráficas con muchos puntos en común con las de Sacco, aunque con algunas diferencias fundamentales. Es el propio Delisle, en una reciente entrevista con RTVE, quien mejor marca la separación entre ambos: “Hacemos un trabajo muy diferente porque yo no soy periodista y cuento cosas personales, de mi familia. Él hace periodismo y yo una postal dirigida a mis conocidos.” Veamos, pues, cuáles son las claves de su obra.

guy delisle comic jerusalen luigi novi

Guy Delisle – Foto: Luigi Novi

Guy Delisle ha publicado diversos álbumes a lo largo de su carrera, dirigidos tanto al público adulto como a los lectores más jóvenes, pero aquí nos vamos a centrar en las cuatro obras que cuentan sus experiencias viajeras por distintos países del mundo. Esta saga da comienzo con Shenzen, novela gráfica publicada en el año 2000 en la que Delisle cuenta sus experiencias en esta ciudad china, a la que viajó para supervisar el trabajo de un estudio de animación. Pese a tratarse de su primera incursión en el cómic autobiográfico con tintes viajeros, ya percibíamos en ella esa visión irónica, personal y bien documentada que ha caracterizado a sus obras posteriores. Delisle se sirve de un dibujo ágil y caricaturesco para representarse a sí mismo envuelto en una ciudad y una cultura que le son desconocidas, que le llaman la atención, y de las que siempre extrae interesantes reflexiones.

shenzen delisle china comic

Portada de Shenzen – Foto: Ediciones Astiberri

Pese a todo, Shenzen es todavía un compendio de anécdotas sin la calidad narrativa de otros cómics posteriores, cuya trascendencia queda lejos de la alcanzada con su siguiente proyecto: Pyongyang (2003).  Con esta novela gráfica (publicada en España por Editorial Astiberri, al igual que las demás que citaremos aquí), Delisle hizo un repaso de su viaje a la hermética Corea del Norte, donde estuvo también al cargo de un estudio de animación. La obra supuso un enorme salto adelante en términos de calidad, tanto por el dibujo y la narrativa, como por el retrato que hace de la ciudad y sus habitantes (o, mejor dicho, de los pocos habitantes con los que le permitieron establecer relación).

Tratándose de un país tan, por decirlo de alguna manera, singular, no es de extrañar que la lectura de este volumen resulte tan absorbente e impactante, ya que consigue meternos en el pellejo del autor mientras es testigo de las incongruencias y extrañezas de la realidad norcoreana. Un detalle muy importante es que Delisle no cae en la crítica fácil ni en el sensacionalismo, como hemos visto en multitud de reportajes periodísticos sobre este país dictatorial. Delisle se limita a contarnos sus experiencias, sin necesidad de posicionarse de una forma muy evidente, y deja que seamos los lectores quienes saquemos nuestras propias conclusiones. Corea del Norte es un país demasiado complicado como para que podamos entender su idiosincrasia de una forma rápida, pero como primera toma de contacto con su realidad, Pyongyang tiene un valor inestimable. A quien le interese ampliar más, le recomiendo el fabuloso libro de la periodista Barbara Demick, titulado Nothing To Envy (publicado en España por Turner, con el título Querido Líder: vida cotidiana en Corea del Norte).

pyongyang comic guy delisle

Pyongyang – Foto: Ediciones Altiberri

Shenzen y Pyongyang son las dos entregas de lo que podríamos llamar los viajes en soledad de Delisle. En ambos casos realizó los viajes solo, en ciudades donde no conocía a nadie, por lo que la sensación de alienación era todavía más intensa. La cosa cambia a partir de Crónicas birmanas (2008), en donde acude a la capital de este país, conocido hoy en día como Myanmar, en compañía de su mujer, que es miembro de Médicos Sin Fronteras. Por esa razón, en este álbum y el posterior, el retrato del país, de sus gentes y de sus costumbres, convive con anécdotas de la vida familiar de Delisle. Anécdotas que le sirven para sacar su lado más tierno y divertido (como recientemente ha hecho con la obra Guía del mal padre), así como para llevar su narrativa a un nuevo nivel. Su dibujo, sin dejar de ser caricaturesco y esquemático, alcanza nuevas cotas de expresividad, y muchas veces no necesita siquiera hacer uso de los diálogos para contarnos algunas de sus vivencias. Otro cambio es que Delisle ahora cuenta con más tiempo para dibujar, por lo que aprovecha para recorrer la ciudad armado con su cuaderno de apuntes, en el que registra lugares y monumentos destacados, así como algunas de las anécdotas que le ocurren. Esto implica que las obras se vuelven mucho más completas y, también, más voluminosas.

cronicas birmanas guy delisle comic

Crónicas Birmanas – Foto: Ediciones Altiberri

En esa misma línea discurre su último cómic de viajes publicado hasta la fecha, Crónicas de Jerusalén (2011), que mantiene la línea estilística marcada con Crónicas birmanas, con la diferencia de que en ella vemos un mayor posicionamiento por parte del autor a la hora de presentarnos los hechos. Un posicionamiento que nunca resulta pretencioso ni panfletario, y que por tanto se agradece, ya que muestra una mayor implicación emocional por parte del autor sin perder por ello el carácter testimonial que, ante todo, caracteriza sus obras. Al fin y al cabo, resulta difícil contener la congoja y el dolor que produce ver lo que ocurre en la franja de Gaza, o asistir a la intolerancia y el odio que sobrevuelan el conflicto palestino-israelí sin alzar un grito por que la paz y la justicia terminen llegando a este rincón del planeta. Por lo demás, Delisle sigue atento a las pequeñas cosas del día a día, la cuales, al final, son las que terminan por definir la vida en un país. Podemos encontrar crónicas y reportajes más exhaustivos, cargados de datos históricos y con una rigurosa imparcialidad, pero muchas veces se centran en los grandes acontecimientos y pierden de vista al hombre de a pie, ese sobre el que Delisle pone su plumilla y su atención. Esa es la razón por la que leer estas cuatro obras resulta una experiencia tan enriquecedora.

cronicas jerusalen guy delisle comic

Crónicas de Jerusalén – Foto: Ediciones Altiberri

Actualmente, Delisle reside con su familia en Montpellier, ciudad situada al sur de Francia, y no parece tener previsto ningún viaje a medio o largo plazo. Después de tantas experiencias por algunos de los países más “calientes” del planeta, es lógico que quiera tomarse un descanso. Pero como lectores, confiamos en que no tarde en volver a despertarse su vena viajera, porque aún tenemos muchas ganas de seguir descubriendo el mundo a través de sus ojos.

 

Jaime Valero

 

Jaime Valero es periodista y traductor. Podéis leer más cosas suyas en los siguientes blogs:

lecturasnegras.blogspot.com.es

 

 

Jaime Valero (3 Posts)


0