When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Hiperrealismo Vietnamita

No hace mucho que estuve cinco semanas de vacaciones en Vietnam. Durante mi estancia, una de las experiencias más especiales que viví fue la de pasear por las calles de una ciudad vibrante y llena de gente como Hanoi y conocer a gente maravillosa, llena de talento e historias a sus espaldas.

Una de esas personas es Nguyen Bao Nguyen

El taller de Nguyen estaba situado en la calle Hang Ngang, en el casco antíguo de Hanoi. Iba paseando por allí y me detuve atraída por los retratos hiperrealistas que atestaban las paredes y parte del suelo del minúsculo establecimiento.

Había entrado en varias tiendas que vendían retratos a comisión, sin haber encontrado nada que despertara mi atención, hasta que encontré este diminuto local. Al principio me dio la impresión de encontrarme en un antiguo estudio fotográfico, tal era la calidad y disposición de las pinturas.

Allí, desordenados, se amontonaban retratos de personas del país junto a otros muchos de sus estrellas de cine favoritas, como Gene Kelly o Clark Gable.

Según mi atención se centraba en las distintas obras, mi corazón palpitaba cada vez más y, de pronto, reparé en un anciano que estaba en un rincón, sosteniendo en una mano un algodón empapado en tinta y un lápiz y, en la otra, una vieja y curtida foto que su destreza estaba transformando en un maravilloso retrato hiperrealista.

Cada detalle de la persona estaba plasmado en el dibujo: el pelo, las arrugas, etc. Pero eso no era lo más impresionante, lo que realmente impactaba era la expresión de cada persona: el brillo de su mirada, su alegría, su tristeza, en resumen, su personalidad, estaba allí, perfectamente reflejada.

Mi primera reacción fue la de preguntarle si, en realidad, eran dibujos y no fotos y él me respondió: “Por supuesto que no son fotos, son simples retratos hechos en grafito”. Mi corazón estuvo a punto de explotar por la emoción que me produjo el darme cuenta que estaba frente a un genio desconocido.

Nos pusimos a charlar y me contó que la pasión y el destino son las dos palabras que mejor definen su apego por esta profesión que ejercía desde hacía más de 50 años.

De niño, su sueño fue convertirse en científico pero el destino le jugó una mala pasada y debido a una grave enfermedad no pudo dedicarse a sus estudios, así que, durante su convalecencia, empezó a relacionarse con algunos retratistas de Hanoi y su pasión por este arte comenzó a brotar en su corazón para después hacerse realidad en sus manos.

 

Para este gran artista, el dibujo no era solo su trabajo, sino que constituía la verdadera pasión de su vida. Tal vez fuera este, pensé, el secreto de su habilidad y de su genialidad a la hora de plasmar el espíritu de sus personajes.

Me contó que este tipo de arte se denomina, en vietnamita, “Truyen Than”, cuya traducción viene a ser algo así como “transferir el espíritu” y en eso consiste concretamente, no solo en pintar a una persona, sino en pintar su espíritu.

 

 Me explicó que, para lograr ser un maestro en este campo no solo se requieren unos tres o cuatro años de práctica en el dibujo y unos seis u ocho años en la pintura, sino que hay que poner toda la pasión, dedicación y paciencia en lo que uno está realizando y que lo más importante es vivir el presente, para poder inmortalizar el pasado y, así, lograr un legado para el futuro.

 

Mientras hablábamos, a veces interrumpíamos la conversación y Nguyen se perdía en reflexiones. De pronto, sus ojos se iluminaron y me dijo: “Las cámaras digitales modernas pueden hacer nuestro trabajo mucho más rápido pero no pueden plasmar el espíritu ni las emociones como lo puede hacer mi simple lápiz. Agradezco mucho que aún haya gente como tú que reconozca la magia de plasmar el alma y las emociones sobre un simple papel o un lienzo”.

No pude quedarme allí más tiempo, pero antes de irme le compré dos obras, aunque me hubiera gustado comprarle toda la tienda. Y comprendí que el mejor regalo que podría hacerle era mostrar al mundo su obra y compartir con los demás, las cosas maravillosas que nos ofrece el mundo.

Evi Pérez (1 Posts)


1