When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Juan Carlos Monroy

En estos momentos de crisis en los que vivimos hoy es reconfortante encontrar personas con la energía e iniciativa de Juan Carlos Monroy. Y es que Juan Carlos lleva en su mochila suficientes dosis de creatividad y compromiso como para no pasar desapercibido.

Investigador de lo invisible, del papel en blanco, de lo imprevisto, Juan Carlos, busca nuevas propuestas visuales que cubran el hueco de lo desconocido y lo consigue con fotografías que reflejan parte de la sociedad de nuestro tiempo, intentando así aportar su grano de inconformismo ante esta realidad.

Por otros caminos, encuentra en las paredes ajadas por el paso de carteles insistentes, la inspiración dadaista para su colección de collages fotográficos, que lo definen como uno de los artistas más polifacéticos e interesantes del momento.

Por esto y por mucho más Juan Carlos Monroy es una gran incorporación como colaborador de Baidewei. Tenemos claro que su experiencia artística y su investigación continuada nos ofrecerán nuevas perspectivas en esta sección, que no dejarán indiferente a nadie. Y como carta de presentación, os ofrecemos esta pequeña entrevista.

 

juan carlos monroy fotógrafo publicista

 

Cuéntanos cómo empezaron tus inquietudes profesionales y cómo han ido evolucionado.

Mis inquietudes profesionales se han ido ampliando con el paso del tiempo. Vivimos en un mundo donde todo está interconectado. Un asunto conduce a otro y un tema está relacionado estrechamente con otro. Por esta razón es muy complicado no estar interesado en otras disciplinas cuando se tiene contacto con una en concreto. El aislamiento o la especialización en un asunto en particular impide su propio desarrollo. Por esta razón, asociado a la fotografía me interesa la sociología, la política, la pintura, la arquitectura, el college…y otras disciplinas que permiten amplificar el territorio creativo hasta horizontes infinitos.

Recuerdo perfectamente la primera vez que tuve una cámara fotográfica en mis manos. Fue en 8º de EGB, el último día de clase, allá por 1984. La cámara no era mía. Me la prestó mi hermano mayor por iniciativa suya. “Te gustará tener un recuerdo de este último día de clase”, me dijo. Y me entregó su Werlisa Color con un carrete de 36 y esa misma mañana lo gasté todo. Aún conservo ese cliché y su cámara. Han pasado casi 30 años. Mi hermano tenía razón.

 

marruecos juan carlos monroy

 

¿Tuviste claro desde el principio qué querías transmitir desde el principio o ha ido surgiendo?

Nunca tienes claro lo que va a recoger tu cámara cuando sales con ella bajo al brazo. Pero es imprescindible prepararse de antemano el trabajo y así anticiparse a cualquier acontecimiento que pueda surgir. Cada reportaje fotográfico es un viaje y como tal hay que prepararlo previamente para exprimir al máximo el instante. Aunque dejar un margen a la improvisación y dejarse sorprender es vital para que la fotografía hable por sí misma.

¿Tienes algún referente dentro de la fotografía?

Mis referentes en el mundo de la fotografía son muy amplios. Desde los clásicos del siglo XX como los fundadores de la agencia Magnum, hasta la nueva fotografía documental que llevan a cabo jovencísimos fotógrafos. En general, me interesa toda expresión fotográfica que exprese una intención de comunicar y decir algo del entorno.

El papel de un fotógrafo no es otro que la relación entre lo que siente el fotógrafo y lo que él ve a través de su cámara. En este sentido fotógrafos com James Natchtwey, Gervasio Sánches o Maya Goded que están comprometidos con el mundo que les rodea y encuentras en la fotografía su medio de expresión para hacer llegar al resto de la sociedad lo que sienten, son buenos referentes.

 

 

Una persona creativa como tú, ¿qué valor emocional le da a la fotografía?

La fotografía es todo emoción. El escritor y piloto francés Saint-Exupéry escribió en su libro El Principito que lo esencial es invisible a los ojos. El artilugio de la fotografía logra hacer visible lo invisible, por eso es esencial en nuestras vidas y por eso es todo emoción, porque el ser humano también es todo emoción.

¿El blanco y negro es para ti un potencial añadido a la fotografía?

La elección del blanco y negro o del color depende del proyecto o tema a fotografiar. Hay proyectos que “piden” ser recogidos en blanco y negro y otros en color. Es más una elección personal relacionada con el tema en concreto a fotografiar. Aunque la visión subjetiva del fotógrafo es determinante a la hora de inclinarse por un aspecto u otro.

 

 

¿Cuál ha sido tu última sesión sesión fotográfica y cómo te la has planteado?

El último proyecto en el que estoy centrado actualmente tiene como protagonista a los “nuevos” traperos que existen en Madrid y concretamente a los que deambulan por los alrededores de la Plaza de Castilla. Es un proyecto fotográfico que trata de dar visibilidad a esas personas que recorren las calles de Madrid con un carrito de la compra en el que van introduciendo todo tipo de metal que van encontrando en contenedores de obra o junto a la basura para después revenderlo en las chatarrerías y así ganar algunas monedas. El colectivo de traperos son en su mayoría de origen rumano. Apenas se relacionan con otras personas, aparte de las de su comunidad, y suelen ser bastante reacios a la hora de dejarse fotografiar llegando incluso a adoptar una actitud violenta, por lo que el trabajo debe enfocarse desde una perspectiva respetuosa y discreta.

  

 

baidewei (109 Posts)