When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Los pies vendados

Li Kunwu es un destacado ilustrador e historietista chino cuyas obras están comenzando a ver la luz en nuestro país. Sus primeros pasos en el oficio se encaminaron por el terreno del cómic propagandístico, si bien con el tiempo se fue centrando en obras de carácter más social y humano, en las que comparte con el lector el devenir reciente de la historia de su país y denuncia algunos de sus episodios más crueles. Un ejemplo de ello es Los pies vendados, que aborda esta práctica ancestral practicada en muchas regiones de China hasta las primeras décadas del siglo XX.

Para ello se inspira en la historia de Chunxiu, quien fuera niñera suya a finales de los años 50, cuyos pies deformados eran el testimonio viviente de aquella tradición centenaria que comenzó a abolirse tras la caída de la dinastía Qing, a principios del siglo XX. En la pequeña población rural donde nació Chunxiu, la práctica del vendado de pies aún estaba muy extendida. Los hombres consideraban que estos pies diminutos, llamados “pétalos de loto”, tenían una belleza arrebatadora y además acentuaban la feminidad y exquisitez del caminar de sus mujeres. Aquellas mujeres a las que vendaban de niñas los pies podían aspirar a casarse con algún miembro de la nobleza, mientras que el resto debía conformarse con una vida de servidumbre y trabajo.

Li Kunwu. Los pies vendados – Foto: Editiciones Astiberri

Movida por estas creencias, la madre de Chunxiu decide vendar los pies de su hija desde su más tierna infancia, para que así el proceso sea más efectivo y sus pies resulten más hermosos a ojos de los hombres. De este modo, Li Kunwu nos cuenta en detalle cómo era el dolorosísimo proceso de vendado y deformación de los pies, hasta conseguir darles una longitud que idealmente no debía superar los siete centímetros. Pasan los años y Chunxiu comienza a tener mucho éxito por el reducido tamaño de sus pies, todos los hombres del pueblo se quedan anonadados al ver su forma y su tamaño. Sin embargo, el tormento de la pobre Chunxiu aún no ha terminado, pues con los inicios de la revolución que acabó en 1911 con la dinastía imperial y dio comienzo a la república presidida por Sun Yat-sen, se prohibió la práctica del vendado de pies, provocando un nuevo estigma para las mujeres sobre las que se había realizado esta práctica.

Li Kunwu firma con esta premisa una obra que impresiona al lector y reivindica la memoria de todas las mujeres que durante siglos fueron sometidas a tal tormento, sintetizadas en la figura de Chunxiu. Su dibujo expresivo y descarnado se convierte en el vehículo perfecto para potenciar el carácter de esta historia. Aquellos que decidan asomarse a las páginas de este volumen, que no duden en hacer lo propio con los dos tomos que componen Una vida en China, también de marcado carácter autobiográfico, donde el autor retrata el ascenso del comunismo chino de la mano de Mao Zedong.

Jaime Valero

 

Jaime Valero es periodista y traductor. Podéis leer más cosas suyas en los siguientes blogs:

lecturasnegras.blogspot.com.es

 

Jaime Valero (3 Posts)


0