When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Luz Velasco

Para deleitarse de un buen arte hay que pararse a observarlo con detenimiento. Y es que llamamos observación a ese proceso asombroso donde la conciencia accede a la realidad que le envuelve. Aunque el término “observar” parece referirse únicamente a la experiencia visual, su acepción incluye todas las recepciones sensoriales. Esta experiencia es la que nos ocurre al contemplar las obras de la gran artista multidisciplinar Luz Velasco. Obras que nos hacen introducirnos en cada hilo que enlaza con el papel, que crea formas y paisajes topográficos dejando impregnadas las huellas de una reflexión fusionándose con sus propias vivencias.

Conversar con Luz es totalmente sumergirse en un mundo de serenidad y de experiencias vividas, donde nos cuenta cómo terminó dentro del arte y sus reflexiones más personales acerca de éste. Siempre es interesante ver como desde pequeños sentimos cierta atracción por la innovación y la creatividad, desarrollándolo a lo largo de los años, pero cómo llega un momento en el que nos queremos meter de lleno y empaparnos de verdad tras el lienzo. Esto es lo que podemos observar en ésta gran artista, la cual se ha introducido con fuerza en el arte y donde me atrevo a decir con gran admiración que ha llegado a descubrir nuevos horizontes aportando una nueva mirada que no entiende de limitaciones y se expande tras una búsqueda de obras topográficas donde se funden los territorios y los materiales, donde se unifica la vivencia con la conciencia y donde realmente invita a la reflexión de la esencia

luzvelasco

¿Cómo llegaste a plantearte el hecho de estudiar actualmente Bellas Artes?

La verdad es que fue la casualidad porque después de estar trabajando toda la vida, mi marido me dijo: “Siempre has querido estudiar, ¿Por qué no ahora? Venga, anímate, ¿No has querido aprender a pintar, y siempre te ha gustado el arte?”…Y así comenzó todo. Me preparé el acceso a mayores de 25, fui también a una academia un par de meses y el examen de dibujo igual. No las tenía todas conmigo pero poco a poco fue saliendo todo y cuando me quise dar cuenta ya estaba matriculada.

Entonces por lo que veo siempre te ha llamado el mundo del arte

Sí, siempre me ha gustado. En tercero y Cou tuve historia del arte y siempre me gustaba. Me encanta dibujar, siempre he sido muy creativa. Me decían que era la inventora de las sopas de ajo de las cosas que se te ocurren ya que siempre sacabas ingenio. Mis sueños de pequeña eran tan creativos y fantasiosos…era la agilidad de inventar. Una vez que empecé Bellas Artes, te puedo asegurar que los cinco años que he pasado en la Universidad han sido los mejores años de mi vida. El hecho de conocer gente, disfrutar de cada cosa que hacía, de cada trabajo, de cada libro que te leías, de los compañeros, jóvenes, mayores, de cómo crea uno, cómo piensa el otro… Ha sido todo tan enriquecedor que, vamos, ¡Es que volvería a hacer otra! .

Por otra parte, es verdad que el tema de la edad te limita a algunos concursos, pero entré en la Asociación de Mujeres en las Artes Visuales (Mav) donde te van avisando de convocatorias y donde se mueve más el arte femenino, de género, y de igualdad con gran fuerza.  Formo parte de un colectivo que se llama “Generando Arte”, donde una gran artista, Concha Mayordomo, me preguntó si quería colaborar. Por supuesto que estaba dispuesta como mujer a apoyar y colaborar por completo ,aunque mi proyecto de obre no va unicamente por un camino.  El tema de la mujer, esa sensibilidad se nota, al igual que las cosas que utilizo, por ejemplo, las costuras en mis obras. A veces sin que te des cuenta, está ahí.

Fragmento de “Enhebrando raíces” Pelo cosido sobre organdí. 2012

¿Y empezaste ya de lleno en el arte conceptual?

No, anteriormente a la facultad ya comencé a pintar un poco y me decían que tenía gra facilidad y se me daba bien. Pero una vez dentro de la facultad, es como que te abren la mente, porque yo entraba con la idea de aprender a pintar, escultura…pero te vas dando cuenta de que no, que hay mucho más. Empiezas a entender el arte contemporáneo, a entender una imagen, lo que se mueve, lo que es crear, lo que se está creando, el porqué. Te atrapa. Cuando acabe dije: “¿Ya ha acabado? ¿Solo 5 años? Me siento como que necesito unos años más.” No quería despegarme.

Siempre me han llamado la atención el coger un mapa, me hacía  viajar, por eso el ansia de viajar, que me gusta tanto, me hacía de alguna manera recrear nuevos recorridos. Y luego de niña he ayudado a mi madre con los patrones de costura,  era yo la que sacaba los patrones, y era algo que me fascinaba; Encontrar lo que había que buscar entre tanta línea.. ..Entonces por eso empecé con las topografías, a crear paisajes a base de líneas como tengo en los dibujos que realicé de paisajes de vino que son líneas de comarcales, ríos y demás. Amontonados iban creando un ente, un concepto y empecé a probar a dibujar y coser con mi pelo.

“Preseencia” 2013. Organdí y pelo cosido.

¿Cómo surgió el hecho de coser con tu propio pelo?

Como un proyecto que quería dibujar. Estaba tan metida en las topografías, que pensé en una topografía de mi cuerpo con mi pelo. A lo mejor era un poco narcisista pero quería dejar algo propio e interno que me surgía de dentro, como una huella. El proceso fue laborioso, pero luego lo proyecté a escala para que el dibujo fuese mi estatura, saqué el dibujo, lo saque a la tela y lo cosí con pelo. Al principio de cómo yo había imaginado de cómo quedaría el pelo resultó ser totalmente diferente. Al principio imaginaba una puntada en la línea, perfecto, pero luego te das cuenta de que el pelo es flexible. Unas veces se quedaba abombado, otras veces se salía. Entonces eso me empezó a animar más, me empezó a gustar porque hay una parte rebelde de mí que me cuesta decir que “no”, soy una persona a la que convencen con facilidad y esta parte de mí, de mi pelo, hacía lo que le daba la gana. Es una parte de rebeldía.

Es verdad que la situación geográfica me atrae y empecé a seguir con las coordenadas y las topografías, eso de ir formando las cosas a base de sedimentos o estratos. La idea como proyecto surgió en 4º de carrera y tenías que ir con un proyecto, donde el mío  no era más que poner una cremallera en un lienzo. El poder ver qué hay detrás de cuando haces una pintura, su historia. A veces ves una obra y no es solo lo que ves sino el por qué ha elegido esto, por qué ha pensado en esto, cómo lo ha hecho. A veces te gustaría abrir esa cremallera y que todo esto saliera fácilmente. Y empezó con la cremallera y me llevó a poner cremalleras en otros sitios, cremalleras para construir espacios, una cremallera donde escapaba una tela con el “no, no, no”, y bueno, al final fue poner esa parte de sedimentos, de recuerdos de patrones aprendidos realizando otra pieza la cual es un encaje de bolillos con botecitos, donde estaba la palabra “Vale” y todos los bolillos estaban sustituidos por patrones de costuras, que significaban lo aprendido, lo vivido. Esa obra estuvo en la exposición IKAS ART en Bilbao.

Tengo entendido que también trabajas con audio

Sí, otro proyecto que realicé fueron las torretas nucleares, solicité permiso en dos o tres centrales nucleares de España, donde quería grabar los sonidos donde está el reactor y la turbina, y poder ver a lo largo de un día qué sonidos emiten para luego yo hacer una mezcla con otro tipo de sonidos para un proyecto. Me lo fueron denegando de varios sitios ya que se necesitan permisos especiales. Aun así  ofrecí llevar una grabadora y que me lo grabese el de seguridad, solo me interesaba el sonido,  que se caiga una herramienta, que pase alguien y diga algo. Me lo iban a hacer pero al final no me dejaron, entonces  estuve indagando la obra un artista Danés llamado Jacob Kirkegaard que trabaja el audio y había estado después de Chernobil, grabando en un gimnasio, , en una iglesia, en una biblioteca, una piscina, y grabó la verberación de las estancias, es decir, grabó el sonido del silencio. Era lo que estuve escuchando, un sonido molesto pero que te hace situarte, ponerte en situación. Entonces extraje fragmentos  de las diferentes grabaciones e hice un montaje. A la vez metí el latido de un corazón, la propia naturaleza para ver qué sonaba más o qué percibías más. La idea era que este mismo audio podía estar en el exterior, en la naturaleza y en una sala interior.

Me interesaba la topografía sonora, el relacionar el arte en la topografía con el sonido, pero no sabía cómo hacerlo. Me gusta el audio pero tengo mal oído, y es como que te quedas corta y necesitas investigar y seguir, pero de momento se quedó ahí. Ahora sigo con las topografías, pero a medida si puedo y sigo manejando me apetece profundizar un poco más en el audio y el vídeo, hay que provocar a todos los sentidos.

“Mesa nuclear. Un mundo en amarillo” 2012. Instalación.

Hace poco que expusiste en la Fundación AISGE tu exposición PRESENCIA, cuéntanos, ¿Por qué “PRESENCIA”?

El nombre la verdad es que se lo otorgó la comisaria Dámaris Burgueño y proviene y es conjunto “Pre” y “Esencia”. Presencia porque estoy y esencia, lo que soy. Dónde estoy y de qué estoy hecha.

¿Con qué obra te identificas más o con cuál te quedarías?

Quizás con la del cuerpo, puede que sea absurdo y algunas veces  puede recordar a la sensación de la sábana santa que parece que aterroriza un poco, ya que ves como si se tratara de un cuerpo muerto, pero sin embargo me recuerda a un sueño que tuve a los de 15 años. Soñaba que iba por un pasillo y una imagen se  iba acercando a mí,  en ese momento supe que si pasaba por debajo de su mano iba a morir.  ¿Qué hice en el sueño? Pasé por debajo, y me encuentro  de repente que no veía, pero me sentía muy relajada y me molestó en ese momento levantarme. Entonces esa sensación, bestpaper4u.com el por qué me he despertado con lo bien que estaba. Ese fotograma como de película lo mantienes totalmente, ese momento fotográfico y es lo topográfico lo que me conexiona totalmente al sueño. Era un miedo, pero como no era capaz de huir  y no sé decir que “no”, pasas por debajo.

Fragmento de “Enhebrando raíces” 2012. Pelo cosido sobre organdí

¿Y tienes alguna influencia primordial o algún artista que te haya influido?

Me ha gustado siempre el expresionismo abstracto americano y uno de los que más De Kooning. Pero no tengo a nadie especialmente, hay muchos a los que admiro. En mi trabajo de PRESENCIA, el hilo conductor ha sido la cartografía y el pelo,  la verdad es que hay artistas que también han trabajado con el pelo, como la artista Alessa Miranda que curiosamente tenía una cortina bordada de pelo.

Y volviendo al tema del arte actual contemporáneo, ¿Cuál es tu opinión al respecto, cómo ves el mundo de las galerías y del comisariado?

Ahora mismo lo veo muy encerrado en una burbuja, muy reducido, de contactos y muy mimético. Ya no sé si es por parte de la crisis o qué pero cuesta acceder a galerías, lo veo muy exclusivo. También entiendo, y es lógico, que la experiencia y el haber hecho una carrera no te da que seas un artista maravilloso o que seas un artista, es decir, eres pero no eres. Tiene que haber un recorrido de experiencias o una mente prodigiosa, pero la mente es la que te va haciendo, tú dejas huella y esa huella te deja a ti.

Entonces llegamos a la gran pregunta de siempre… ¿El artista se nace o se hace?

Yo creo que hay un poco de todo porque te haces, pero tienes que tener dentro algo porque te puedo decir que aprendes unas técnicas, las utilizas al igual que tu imaginación, pero puede quedar ahí para enseñar a otro. Luego el artista, el que deja huella es el que tiene que tener algo. Hay quien tiene más, hay quien tiene menos y hay quién se desborda.Las obras tienen que comunicar con resto del mundo. Naces con algo pero lo vas desarrollando. Si no lo desarrollas, muere contigo o lo has utilizado en cosas en las que otro no ha podido. Creo que se complementa; el hacerse uno complementa a otro, pero hay que nacer con algo.

Eres una mujer trabajadora y una artista emprendedora, ¿Qué les dirías a las personas que quieren empezar o estudiar arte?

Que empiecen, que van a disfrutar, y si te gusta cada día es una motivación nueva, es un vicio.

1