When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Madrid, 25 años sin Santiago Amón

Era una impropiamente fría y húmeda mañana de junio, justo al borde caliente del verano. De camino a Toledo recibí la noticia: el helicóptero en el que viajaba Santiago Amón  había perdido todo contacto con la torre de control. Poco más tarde se confirmaba la tragedia, de la que han transcurrido ya 25 años: nuestro gran humanista de la segunda mitad del siglo XX, crítico de arte, ensayista y conferenciante brillante, había desaparecido en un instante y algunos entonces, nos sentimos irremediablemente huérfanos.

Doctor en lenguas clásicas, siempre me pareció reveladora la razón por la que él mismo confesaba haberse dedicado a esos estudios: “…porque no sirven para nada”. Es decir, en unos tiempos en los que cualquier iniciativa tiende a convertirse inmediatamente en un valor moneda, Santiago hacía profesión de fe y confesión expresa de sus convicciones como partisano que, en el uso de la palabra, más ha contribuido a defender los importantes valores de la cultura y el arte.

santiago amon señoritas avignon nueva york

Santiago Amón en Nueva York frente a “Las señoritas de Avignon”. Foto cedida por www.santiagoamon.net

Vasco de nacimiento, palentino de adopción y madrileño por vocación, su reiterada pasión por la historia nunca estuvo reñida con lo rabiosamente contemporáneo, siempre según un análisis brillante, incisivo, inédito,…poético la mayoría de las veces. Descubriendo aquellas razones difícilmente apreciables, aunque determinantes; en la evolución de la historia, el arte, la arquitectura y su trascendencia en el espacio público, en la ciudad.

Escribió tanto sobre Madrid, que bien pudiera decirse de él que fue el más importante cronista de su época sobre cuántos asuntos trascendentales afectaran a esta villa y corte. Su voz grave, de largo eco, contribuyó en gran medida a enmendar alguna trayectoria, señalando, con bien justificado criterio, errores y desaciertos.

Desde su añoranza de Villanueva, o más remotamente el origen mismo de Madrid “en un kilómetro cuadrado”, glosó abiertamente el vanguardismo de la Ciudad Universitaria y la arquitectura de Sánchez Arcas y Mercadal; pero también de la Gran Vía y su aparejado contraste entre un Madrid castizo y lo contemporáneo.

Escribió también desde la defensa de un patrimonio edificado especialmente notable en los s. XVII y XVIII sobre el que se perpetraron algunos atentados, sin dejar de oponerse a los que, asimismo y sorprendentemente, se produjeron sobre la arquitectura racionalista de Javier Ferrero. Su visión poética de la arquitectura y de la ciudad siempre estuvo ligada al hombre, como en la poesía de César Vallejo; en esa relación íntima de acomodo y pertenencia que el espacio, privado o público, tiene para el ser humano como escenario de vida; cargado por tanto de evocación y de misterio.

Un cuarto de siglo después, estoy seguro que Santiago Amón hubiera celebrado el reencuentro de la ciudad con su río y hoy hubiera asimilado probablemente la conversión de la Castellana en un escaparate de arquitectura reciente, aún a costa de la desaparición de tantos bellos palacetes afrancesados en la vaguada madrileña.

santiago amón homenaje conferencia

Santiago Amón en una de sus conferencias. Foto cedida por www.santiagoamon.net

Inevitablemente hoy se mantiene el mismo debate entre conservación y renovación, entre el patrimonio que es memoria colectiva y el derecho a la revitalización de la ciudad, que apasionadamente defendiera el maestro Sáenz de Oíza y adecúa la ciudad a las necesidades cambiantes propias de cada momento histórico.

Asimismo, sobre la sostenibilidad del patrimonio y el necesario reciclaje de los edificios antiguos, creo que Santiago hubiera tomado posición en el imprescindible maridaje para hacer posible su pervivencia en el tiempo, lo que viene a ser conservación de la memoria en la que se cimenta nuestro presente y desde la que proyectamos nuestro futuro, en un momento cargado de incertidumbres y cambios.

santiago amon escultor federico ashler chileno

Santiago Amón con el escultor chileno Federico Ashler. Foto cedida por www.santiagoamon.net

Veinticinco años han pasado desde su instantánea desaparición, desde ese brutal encuentro con un destino inesperado que abortara toda posible continuidad de tan lúcida y fecunda madurez. Poco tiempo antes, Santiago había dejado de fumar…, seguramente él mismo hubiera sonreído con tan cruel e inoportuna coincidencia. Veinticinco primeros años de una eternidad… Adiós, amigo.

 

Santiago Fajardo

www.santiagofajardo.com

 

 

baidewei (109 Posts)


0