When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Manuel Cristóbal

Manuel Cristóbal es uno de los más destacados productores audiovisuales españoles. Ganador de cuatro premios Goya a la mejor película de animación —el último de ellos en 2012, por Arrugas—, es miembro, entre otras entidades, de la Junta Directiva de la Academia de Cine y de la European Film Academy.

Manuel es licenciado en Comunicación Audiovisual por la Universidad Europea de Madrid, diplomado en Dirección de Cine y Teatro por la ARTTS International de Gran Bretaña y graduado en el Entertainment Master Class de TV por el Erich Pommer Institute de Berlín.

Conozco a Manuel desde hace muchos años. Nos conocimos en un curso que él organizó para la Comunidad Europea (Television Business School, donde fui a dar unas clases) y, a través de la siguiente entrevista todos conoceréis un poco más acerca de él, de su trayectoria y de la situación actual del cine de animación en nuestro país.

El principio de tu exitosa trayectoria viene marcado por el hito que supuso para la animación española el largometraje El bosque animado por su éxito en taquilla. Con una película de preescolar llegaste a vender medio millón de entradas en este país.  Tras ese triunfo que te permitió conseguir el éxito entre un tipo de público, ¿por qué asumir el desafío de hacer cine para otra franja de espectadores, pasando a la animación para adultos?

Hombre, básicamente por eso, porque hay que buscar distintos desafíos . Eso no quiere decir que vaya a dejar la animación familiar; creo que la animación familiar es el 80% o el 90% del negocio de la animación, ya sea en largos o en series. Si alguien me hubiera dicho que yo iba a hacer una película de 2D, sobre dos personas mayores, una de ellas con Alzheimer, le hubiera dicho que estaba loco, pero sencillamente cuando encuentras el material adecuado, crees que es el reto adecuado y, además, lo ves posible, te lanzas. No obstante, yo sigo convencido de que donde hay más mercado y donde hay todavía muchas oportunidades es en la animación familiar.

Pero eres consciente de que en España la animación para adultos no ha funcionado. Arrugas tuvo una repercusión brutal a nivel de festivales, pero no grandes resultados en taquilla, lo mismo que Chico y Rita, que fue de la misma época? En cambio esas películas sí que tienen acogida en Francia. Humorísticamente hablando, ¿no te entran ganas de hacerte francés?

Arrugas se presentó el 30 de enero en Francia, donde, como es medianamente francesa, esperamos que tenga una buena acogida. Luego, en Octubre, la vamos a sacar en Reino Unido y Estados Unidos. Además, hemos estado haciendo contactos en Japón y esperemos que también se pueda ver allí. Una de las  cosas más importantes como productor es dimensionar: el mercado de la animación familiar es un mercado enorme, mientras que el mercado de la animación adulta es un mercado de nicho. Por tanto tiene sentido hacer Arrugas siempre y cuando tengas un presupuesto contenido, mientras que en la animación familiar puedes manejar unos presupuestos muchos más grandes, porque vas a un mercado muchísimo más grande.

Es decir, podemos pensar que Arrugas a pesar de no haber tenido una taquilla muy favorable de España, aunque posíblemente sí la tenga a nivel posiblemente internacional, más o menos la amortizas y ganas…

Absolutamente.

premios goya 2012 ganador manuel

Y de cara al futuro, vista la reducción de las ayudas españolas y la falta de receptividad por parte de las cadenas de televisión hacia este tipo de cine, ¿seguirías haciendo este tipo de proyectos o te planteas algún proyecto nuevo?

Yo voy a seguir en lo que es largometraje o serie familiar, porque es donde en verdad hay muchísimo mercado y muchísima demanda. Cualquier persona que tenga hijos pequeños conoce la carencia de contenido de calidad que hay para esas edades, tanto en España como fuera, por lo que yo apuesto por seguir ahí. La situación en España ahora es de revisión de todos los modelos; desde FAPAE y desde DIBOOS se está hablando con la Administración. Además, por primera vez, en la mesa están presidencia, vicepresidencia, Hacienda, Economía, Industria y Cultura. Estamos trabajando para que hacia mitad de año haya propuestas serias. Hay varios grupos de trabajo para que el año que viene haya una nueva arquitectura para este sector que permita que sea sostenible, porque ahora mismo, obviamente, no podemos ser competitivos. Que una película de animación sea más rentable hacerla en Francia con costes franceses que hacerla en España, quiere decir que, a pesar de que a nivel técnico no tenemos ningún tipo de carencia, a nivel de empresa, sí que la hay y, probáblemente, nuestros proyectos se realicen en Italia,  Canadá,  Francia o Australia, por ejemplo.

¿Tú crees que esta Comisión, con tantos interlocutores sentados a una mesa, en estos próximos seis meses va a conseguir realmente llegar a un consenso o es una nueva cortina de humo frente a la línea de este gobierno que no es favorable a la cultura?

Hombre, en Galicia ya hubo una época en la que se aprobaron todas las medidas que hicieron posible la eclosión del sector audiovisual allí. Eso ocurrió porque mientras estaba Manuel Fraga como Presidente de la Xunta, puso en la mesa a las Consellerías de Industria,Cultura y Hacienda. O sea, que yo sí que veo un poco de similitud. Yo quiero pensar que hay una voluntad sincera.

Lo digo sobre todo porque proyectos como el tuyo, que no son muy comerciales, pero que sí son muy necesarios para proyectar nuestra cultura, tienen que estar arropados por un Gobierno. Si ese arropamiento  no se produce, ¿crees que proyectos como el tuyo no tendrán posibilidades de ver la luz?

Una de las virtudes del audiovisual y del cine en España es la variedad y esa variedad hay que mantenerla. La variedad quiere decir que hay que hacer que los proyectos sean posibles, sea cual sea su tamaño. Es tan necesario que se sigan haciendo proyectos como Arrugas como que se sigan haciendo proyectos como Tadeo Jones. Son dos tipos de proyectos complementarios y las conversaciones van en esa línea, lo que pasa es que no hay que dejar caer ni uno ni otro,  porque si dejas caer los proyectos más arriesgados, sencillamente dejas de tener acceso de talento nuevo y si dejas caer los proyectos más ambiciosos, dejas de luchar por una cuota de mercado y dejas de luchar por un mercado internacional.

En los últimos éxitos taquilleros de animación (Planeta 51, Tadeo Jones)  siempre hay un grupo multimedia detrás y sobre todo una cadena de televisión que es realmente el tractor y el motor en la distribución y el marketing de una película. ¿Crees que esto es una condición sine qua non en este país para poder llevar a una audiencia una película comercial?

Una película sin promoción no es tal y afortunadamente ahora tenemos un sistema en el que las televisiones tienen que colaborar con el sector. Están haciendo un trabajo fantástico, obviamente algunas veces hay éxitos, otras veces no, pero si que hay una demanda por parte de las televisiones, que está haciendo que películas como Lo imposible, Tadeo o, en su época El Orfanato fueran posibles. Es un sistema que está funcionando, que se está retocando y que además viene de Directivas europeas. No es ningún impuesto, ninguna subvención, es una contraprestación por tener una licencia gratuita

Eso está muy bien, pero lo que no acabo de entender, es que un proyecto cinematográfico pueda recibir el apoyo de televisión española, cuando la ventana y la proyección de marketing de televisión española es inexistente por ley, ¿cómo combinarías tú esto?

Por un lado la labor de televisión española con el cine español es ejemplar, porque es la que suele apostar por proyectos más complejos. Hay que distinguir entre lo que es tener anuncios y lo que es hacer promoción. Promoción se puede hacer, es verdad que se podía mejorar,  pero que ya se ha hecho y se seguirá haciendo.

manuel cristóbal arrugas 2012 premio animacion

Cambiando un poquito de tercio, hace una par de semanas se publicó El libro blanco de la animación española y en la presentación se hablaba de unos aires muy prometedores de cara al futuro. ¿Compartes esa opinión de El libro blanco y el análisis que han hecho?

Como DIBOOS compartimos el análisis, pero para conseguir ese futuro prometedor hay que tomar medidas. Si no se toman, iremos hacia la extinción del sector, hacia la fuga de talento. Los productores seguiremos haciendo películas, pero fuera de España.

 ¿Algún ejemplo de medidas que tú crees que deberían realizarse con urgencia?

Para empezar, las desgravaciones fiscales. Curiosamente cuando ha estado ahora el representante de la MPA en España, en una entrevista que concedió a ABC, decía claramente que el cine estadounidense lo que tiene es acceso a desgravaciones fiscales y que, por tanto esa idea de que el cine americano trabaja a golpe de chequera y a golpe de iniciativa privada, es falsa. Las mejores desgravaciones fiscales las tiene el cine americano en su país.

Pero en Estados Unidos son desgravaciones incentivadas por cada uno de los Estados que intenta atraer rodajes, no hay realmente una política del gobierno.

Hay de todo, lo que pasa es que la política general ya viene desde los años 40. Una de las cosas que queremos incluir son cláusulas de obligación de inversión en el país. Nos parece imprescindible, porque cuando estamos negociando coproducciones, a veces nuestro coproductor tiene obligación de invertir en el país y nosotros no. Tenemos que luchar por mantener la inversión en el país, porque podría generar mucho trabajo. Una película o una serie de animación, emplean a 300 ó 400 personas, por eso, el retorno en empleo sería inmediato. Ha habido un sistema de desgravaciones fiscales que lleva unos años y que ha sido de una efectividad bastante dudosa y que, además solo llegará hasta 2014. Si tú tienes una película de animación familiar ambiciosa, a dos o tres años vista, ya no lo podemos utilizar. Por ejemplo, la producción de Gru, mi villano favorito, podría haber quedado en España y se fue a París, una ciudad que no es precisamente barato producir, lo que es frustrante.

Hablando de París, hay un sistema de financiación audiovisual del cine francés estupendo y fantástico del que siempre hablamos pero del que no aprendemos, ¿por qué este país, y sobre todo el gobierno, ha ignorado un sistema que funciona, basado en una tasa?

Ese sistema está en la mesa. España y Francia utilizan sistemas distintos y la financiación tiene que ser distinta.  La desgravación fiscal no debe eliminar las ayudas, sino complementarlas.

Porque el mismo sistema francés, que simplemente te reembolsa el 20% de los gastos efectuados en tu país, hace que también se fomente la generación de empleo, como tu decías antes. ¿Eso también está sobre la mesa, se contempla incentivar más los rodajes o los trabajos realizados en España con empresas españolas?

Absolutamente, estamos hablando de desgravaciones fiscales, de cambiar el sistema de ayudas públicas y de establecer obligaciones por parte de los emisores hacia el sector en el país. Igual que cuando hay un contrato del AVE, hay una obligación de fabricar las locomotoras en España, estamos hablando de que parte del contenido se haga en España y que sea tanto para desarrollar proyectos que se crean aquí como de atraer rodajes. Que haya rodajes en muchos países y no los haya en España es muy sintomático. El año pasado se cumplieron cincuenta años del rodaje de El Cid y esa película no se rodó en España porque la acción transcurriera aquí, el tiempo fuera fantástico o se comiera muy bien. Esa película se rodó aquí porque había una empresa que no podía sacar el dinero de España y lo sacó a través de producción de películas con Samuel Bronston. Las reglas del juego marcan el futuro de muchos sectores económicos. Muchos países ven el sector audiovisual como estratégico y lo apoyan y si aquí no lo hacemos, perderemos competitividad, empleo y riqueza.

Para terminar con el tema de los incentivos fiscales, estos están basados en la realización de una inversión por parte de alguien que permite realizar una posterior deducción en las obligaciones tributarias.  ¿Crees que actualmente el cine español es un sector donde se puede invertir y ganar dinero?

La desgravación fiscal normalmente va a proyectos con ambición comercial que a su vez tienen presupuestos mayores. La rentabilidad que puede ofrecer el cine español es similar al que puede ofrecer en cualquier otro país, pero también es verdad que la existencia de la desgravación fiscal determina a los fiscalistas a invertir en un sector o en otro, porque, en principio ellos van a ir a la inversión más rentable. Por eso, estamos trabajando en ese tema y, afortunadamente, Hacienda está en la mesa.

arrugas goya manuel cristóbal premio cine

En tu trayectoria no has llegado a producir una serie y te has centrado mucho más en el cine, ¿crees que es un género menor?,  ¿crees que no hay negocio?, ¿te gusta más hacer cine?

La única serie que está en mi trayectoria es Pocoyó, una serie que yo descubrí cuando sólo eran bocetos a lápiz, de la que me enamoré y de la que forme parte como director de desarrollo y distribución. No quiero decir que la descubriera, pero sí que estuve allí. También es verdad que en la situación actual las condiciones son mejores para los largometrajes que para las series de animación. La demanda de series de animación por las emisores en España es muy reducida, está entre 3 y4 millones al año, cuando en Francia son cincuenta millones al año, ahí está la respuesta. Además, las cadenas francesas están obligadas a invertir cada año esos cincuenta millones.

¿Esa Comisión de que nos hablaste antes, podría cambiar todo esto, marcando una tendencia sólida de inversiones anuales para crear una industria de animación en este país?

Es una de las peticiones claras, que una parte de la inversión de las televisiones vaya obligatoriamente a series de animación, pero actualmente solo Televisión Española y TV3 están apoyando las series de animación.

Pero Televisión Española parece que no tiene mucha voluntad de apoyar la coproducción ni de comprar material español.

Hombre si va a haber un Convenio, es porque sí que hay ese interés. Obviamente queremos que Televisión Española tenga esa obligación de inversión, porque existe una demanda y existe un compromiso y por eso, estamos trabajando para que se plasme legalmente y puedan seguir apostando por la animación.

Volviendo a Arrugas, es la adaptación de un cómic, ¿Vas a seguir adaptando cómic? ¿Crees que realmente unas obras tienen mayor repercusión si tienen ya una base inicial en algún otro soporte como puede ser un libro, un cómic o un videojuego?

A mi me gusta mucho producir con obras preexistentes, está claro que no es una forma de producir nueva, pero por poner un ejemplo de los Oscar ganadores de mejor película, la gran mayoría están basados en obras preexistentes. Además, cuando tú trabajas con obras preexistentes tienes tres ventajas: primero, tienes un valor de producción, es decir normalmente compras algo que ya has conocido; en segundo lugar, te ayuda a tener algo sobre lo que compartir con tu equipo, como productor tu incorporas a un guionista, incorporas a un director, además los incorporas a tu fiesta .No es como cuando viene un proyecto con un guionista director, donde muchas veces tu opinión está muy limitada. Finalmente, en cierto modo, adquieres el tiempo que el autor ha dedicado a esa obra y adquieres un conocimiento. En Arrugas fue claro, Paco Roca fue el que hizo toda la investigación y cuando me preguntan qué tipo de investigación hizo Ignacio Ferreras como director les digo cero porque ya estaba hecha. Entonces esas son las tres ventajas principales y digamos que también a los inversores tener una obra preexistente les da cierto grado de seguridad.

¿Tienes algún futuro proyecto en el tintero basado en el cómic?

Estamos preparando el debut en la dirección cinematográfica de Paco Roca con Memorias de un hombre en pijama, una película de animación pero es en este caso comedia. Además, estamos trabajando con más proyectos familiares que todavía están en la cocina.

Considerando que las nuevas generaciones que vienen son digitales, ¿qué recomendaciones les darías tu, basándote en la experiencia que hemos adquirido como productores, a base del ensayo-error?

Pues que vivimos en una época compleja y emocionante. Cada vez es más importante lo que tenemos que ver antes de iniciar un proyecto; hay que pensar mucho y dimensionar mucho. Ahora hay vías de financiación que están en declive y otras que no acaban de arrancar, pero hay proyectos que siguen teniendo mucha demanda y mercado como son los largos de animación familiares, lo que pasa es que ahí sí que se requieren unos presupuestos y una experiencia porque son proyectos de cierto tamaño.

ganador goya 2012 arrugas

En la era digital que vivimos actualmente, un joven artista puede realizar un trabajo autoproducido y colgarlo en cualquier plataforma, generando un flujo de visitas importante, incluso puede monetizarlo, aunque sea cobrando precios irrisorios, ¿Crees que ahí hay una fuerte competencia respecto a las ventanas clásicas de uso?

Hombre, lo que creo es que el problema no es el acceso, el problema es el conocimiento. Por tanto tú puedes tener la película colgada y si nadie la conoce, nadie la va a buscar. Por eso es por lo que la parte que más hay que cuidar es la de marketing. Obviamente, ahora existen muchas herramientas que se pueden utilizar, como las redes sociales, pero también hay que distinguir si tu quieres sencillamente divulgar lo que tú haces como amateur o vivir de ello.

Ya, pero hay vídeos de gente haciendo tonterías que, monetizando a través de céntimos, pueden llegar a ganar millones de dólares.  ¿Cómo percibes como productor esos fenómenos?

Yo creo que siempre tiene que haber monetización y la monetización no quiere decir que necesariamente el cliente pague, puede pagar el anunciante. Porque, aunque parezca gratuito tu tienes que sacrificar parte de tu tiempo en ver publicidad.  Pero volvamos al tema, ¿de qué estamos hablando, de hacerte famoso por Internet o de vivir produciendo contenidos? El audiovisual tiene una premisa clara que es la existencia de barreras económicas, que han bajado mucho, pero que siguen existiendo. Yo siempre digo que Van Gogh nunca hubiera sido director de cine porque un pintor tiene un lienzo y punto pero un director necesita un equipo. Por ponerte un ejemplo, nosotros hicimos Arrugas con dos millones de euros, que es un presupuestos ridículo para una película de animación, pero no dejan de ser dos millones de euros.

¿Y plataformas como Netflix?

El error es que entendemos a Netflix como la primera parte de la cadena, cuando existen múltiples ventanas de explotación: tienes el cine,  el VOD transaccional, puedes vender el archivo, tienes el PayTV, el OpenTV, el DVD alquiler,  el DVD venta y luego, al final, está Netflix, que es SVOD. En EE.UU muchas veces el contenido tarda en llegar 12-18 meses. Ahora ha dado un paso más entrando en competencia con HBO, con el famoso estreno de House of Cards.

Invirtiendo en producción.

Efectivamente invirtiendo en producción; pero no con el chaval que está en Internet, sino con talento ya reconocido que le da más seguridad. Hace seis años estrenábamos Gritos en el pasillo de manera simultánea. Creo que el caso de Carmina o Revienta ha sido fantástico, pero que hay ciertos tipos de películas y hay ciertos tipos de estrenos, lo que hay que hacer es todo tipo de ellos.

Y para cerrar, ¿alguna recomendación para estas nuevas generaciones?

Pues que lean, que lean mucho, que hablen inglés y que sepan que esto es un mercado mundial.

 

Paco Rodríguez

 

Paco Rodríguez (1 Posts)