When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Paco Rodríguez

Granadino de nacimiento, educado en Francia y sobre todo ciudadano del mundo. En ese cóctel de entrada dura y severa, que al segundo te envuelve con su pichin personal, su discurso de trotamundos y su visión clara y rotunda de la sociedad que le rodea, Paco Rodríguez esconde una gran humanidad y un aplastante sentido común, que lo convierten en un profesional incombustible, ganador de cuatro Premios Goya, infatigable y perfeccionista.

Paco, ¿cómo te presentarías a ti mismo?

Soy un corredor de fondo que ha tocado muchas teclas en la vida, lo que me hace de mí un ser polivalente: camarero, albañil, entrevistador, traductor- interprete, reportero, fotógrafo, agente de ventas internacional, productor cine y televisión, moderador de conferencias… Ahora llevo cuatro años compartiendo todas esas vivencias y experiencias como docente y consultor para quien quiera oírme. Trabajo como formador y consultor en MTC para el sector cinematográfico, audiovisual y de contenidos digitales, y como experto para el programa Media (Unión Europea) y consultor para el ICEX (programa Icex Next). Tengo una versión gratis de mi mismo (generosidad), una de tarifa plana y otra de pago por lo que consulto o enseño (necesidades primarias)

Como bien dices, has tenido muchos trabajos, pero, ¿cómo te iniciaste en el mundo audiovisual?

Llevo en el sector audiovisual más de veinte años, pero antes, hace unos treinta años, me metí en una aventura muy atractiva. Era muy joven, vivía en Granada y me brindaron la oportunidad de incorporarme en un equipo que hacía reportajes, más o menos, acompañados de publicidad, a lo largo del mundo y luego los vendía a diversas publicaciones internacionales como Paris Match, New York Post, London Times, etc.

Los reporteros nos dedicábamos a ir de país en país realizando nuestros reportajes, al principio con una cámara fotográfica y, más adelante, también con una cámara videográfica. La premisa básica era estar dispuesto a viajar, en cualquier momento a cualquier país del mundo. Estuve más o menos seis años viajando por unos cuarenta países. Estuve dos años en África, un año en Latinoamérica, dos años en Asia y un año en Europa.

Fue la mejor experiencia de mi vida porque todo era muy cambiante. Un día estabas en un país africano y, al día siguiente, estabas en un país asiático con culturas y religiones diferentes. Allí fue donde aprendí que el ser humano tiene una esencia común, independientemente de su color, religión, etc. Llegué a percibir que todos, en el fondo, somos iguales por naturaleza, pero dependiendo del lugar en que nacemos, desde que venimos al mundo, no ponen unas pomadas (religión, moral, educación familiar, etc.) que nos hacen diferentes.

Fue a través de esta experiencia como reportero donde me apasioné con la cámara y ello me hizo decantarme por este camino. Pese a que no tenía una formación en el sector audiovisual mi pasión fue la que me hizo decidir que eso me gustaba y que por ahí quería dirigir mis pasos.

 

 

Después iniciaste una carrera exitosa en la producción de material audiovisual que te llevó a ganar cuatro Premios Goya…

Estuve ocho años produciendo películas de animación y sí, en efecto, cuatro de esas películas han conseguido el premio Goya: Nocturna; El Cid, la Leyenda; El ratón Pérez y Pinocchio 3000. En todas ellas, nos dieron el premio en la categoría de “mejor película de animación”, que era la única categoría en la que estábamos nominados, pues este género siempre ha sido visto por la Academia ha estado visto como un género menor y “para niños” cuando es muy complicado hacer una película de animación y requiere la suma de mucho talento. Parece que esa sensibilidad hacia el cine de animación se va ampliando y este año ya hay una película (Las aventuras de Tadeo Jones) que ha sido nominada en otras categorías como mejor guión, música, etc.

¿A cuál de estas películas le tienes más cariño?

A Nocturna. Pienso que es la más bonita, la más artística, la que tiene el mensaje más universal que es el miedo a la oscuridad que tienen habitualmente los niños (y también los mayores). Esta película trataba sobre el miedo a la oscuridad que tenía un niño y la historia paralela que vivía una noche, la cual le permitía superar su miedo con los personajes de Nocturna, que son esos personajes que están allí para hacer nuestras noches más apacibles.

Y tras estar ocho años produciendo cine de animación, cambiaste tu papel en el sector audiovisual.

En efecto, ahora mismo mi labor es, fundamentalmente, formativa y consultiva. Tengo una empresa de consultoría y una serie de programas de formación. Lo positivo de esta situación actual es que me permite compartir con las nuevas generaciones, experiencias que he ido adquiriendo a lo largo de la vida: cómo producir películas, cómo financiarlas y, sobre todo, cómo tratar con el talento, que es lo más difícil.

En esta nueva tarea intento ayudar a las empresas, ayudándolas a reducir errores y, de ese modo, eliminar pérdidas de tiempo y dinero. También les doy nuevos enfoques sobre cómo afrontar los proyectos audiovisuales (películas, series de animación, etc.) que pretenden realizar. Es muy gratificante y satisfactorio colaborar en proyectos aportando tu sobado granito de arena basado en la experiencia.

Y esa experiencia ¿te viene del sentido común tan aplastante que tienes o es algo que has ido acumulando con el paso del tiempo?

Esa experiencia viene de lo que has vivido, de los errores que has cometido, de las cosas que has hecho. A eso le tienes que sumar cierta intuición, que debes tener cuando estás viendo contenidos creados por alguien con talento y te hace pensar que eso le va a gustar a la gente.

Todo este aspecto de contenidos audiovisuales es muy intuitivo y además, está influido por múltiples factores. Cuando hacía animación, lo que me parecía terrible era que desde que tenías la idea hasta que la película llegaba a la pantalla podían transcurrir de tres a cinco años de trabajo. En el fin de semana del estreno te lo jugabas todo, pues al siguiente igual ni estabas en cartel. Y eso es una absoluta lotería, pues siempre dependerá de quien está enfrente como competencia, de si hay sol o si llueve, de si hay futbol o no… Aunque hayas hecho todos tus deberes durante esos años, puede que ese fin de semana no sea el correcto por alguna circunstancia y eso es terrible.

 

 

En la gente que se dedica al sector audiovisual se suele apreciar cierto carácter de voyeur, es decir, no sois tanto de torear, sino como de ver los toros desde la barrera, pero en tu caso no es así, tu haces ambas cosas…

Sí, pienso que no podemos estar siempre subidos en un pedestal, mirando desde arriba hacia abajo. Si no te bajas del pedestal y miras desde abajo hacia arriba y si no lo estás haciendo constantemente, no vas aprendiendo ni comprendiendo a los demás. Si tú solo estás arriba nunca comprenderás a los de abajo.

Antes has pronunciado la palabra mágica: “financiación”. En el mundo audiovisual es fundamental la financiación…

Sí, hay una gran diferencia entre cómo se financian las películas aquí y como lo hacen en Estados Unidos. Esta diferencia viene derivada de la distinta visión del cine que tenemos en Europa y de la que tienen allí.

En Estados Unidos, desde siempre, el contenido audiovisual ha sido considerado como un entretenimiento mientras que en Europa es considerado como cultura. El enfoque es muy diferente: nuestras obras son más de autor, con una importante aportación de talento, mientras que en Estados Unidos, si bien también son de autor, están filtradas por un productor y enfocadas hacia un mercado.

Son dos enfoques muy diferentes, pues aquí la financiación depende mucho más de un apoyo institucional. En España, el cine se ha financiado básicamente a través de tres patas: por un lado las subvenciones (Ministerio de Cultura, Instituto del Cine, otras ayudas a nivel regional), por otro, la venta de la película a la televisión y después, lo que pudieras conseguir de la distribución. Cuando haces algo para la televisión es algo diferente, pues la ayuda te la da el canal de televisión, que es quien se queda con la propiedad de la obra.

La cultura siempre se ha visto en Europa como algo público y siempre ha estado arropada por las distintas instituciones públicas y, por el contrario, en Estados Unidos siempre se ha visto como algo privado y ha sido arropada por el sector privado a través de un mecenazgo que la patrocina. El gobierno ahora mismo no quiere que haya cultura en este país. Que hablen de recortes en este sector es doloroso, cuando el presupuesto para cine, para cultura en general comparado con otros gastos es ridículo en comparación con lo que oímos diariamente en los medios que se desvía, despilfarra, etc.

Es un poco la historia de David contra Goliath, pero yo creo que aquí aún nos queda la esencia la esencia del ser humano y de contar historias personales. Pienso que cuando tú entras en la sala de cine, lo que buscas son emociones. Pones diez euros en la mesa para reír, llorar… y si vas a ver una película norteamericana hay mucho fuego artificial, pero cuando sales, se te ha olvidado. Si vives una historia emotiva, se te va a quedar.

 

 

¿Por eso las películas españolas no tienen tanta repercusión internacional?

En efecto, pero no tienen tanta repercusión ni las españolas, ni las del resto de Europa. Yo tengo la visión de que si te ayudan demasiado, tu nivel de esfuerzo es bajo. Actualmente vivimos en una cultura muy subvencionada y esa cultura hace que los productores que lo gestionan, no se esmeren demasiado en explotar esas obras y llevarlas a un mercado. Se trabaja mucho en la creación de contenidos, pero no en la comercialización. No digo que todos sean así, pero en Europa ha sido una tendencia generalizada. Eso se demuestra en el hecho de que no circula mucho cine entre los diversos países de Europa. Aquí, no vemos mucho cine alemán, y ellos tampoco ven mucho cine español.

Lo surrealista es que sí que nos han homogenizado los norteamericanos y cualquier fin de semana en Europa todos los europeos vamos a ver el mismo estreno americano y sin embargo para que una película de un país europeo circule por los demás, tendrá que pasar un periodo de tiempo mucho más largo. Es posible que, por ejemplo, una película que se estrena hoy en España, lo haga dentro de seis meses en Francia, dentro de un año en Alemania y dentro de dos en Italia.

La exportación es mucho más lenta. En Europa hemos perdido esa distribución paneuropea desde hace más de diez años. Ahora mismo, no existe ninguna distribuidora europea que haga circular las obras en el ámbito europeo. Por eso, si quieres hacer una distribución de este tipo de, por ejemplo, una película española, tendrás que pasar por el distribuidor norteamericano (Columbia, Disney, etc.).

Entonces, ¿cómo funciona la distribución del cine europeo hacia Estados Unidos?

En Estados Unidos, a todo el cine que viene del otro lado del Atlántico le suelen aplicar la etiqueta genérica de “cine europeo” sin hacer muchos matices en si es español, francés o belga. Ellos lo ven como cine de autor, lo que hace que esas películas entren en unos circuitos muy limitados, muy de arte y ensayo. Cuando se dice “Almodovar estrenó en Estados Unidos”, la realidad es que lo ha hecho en un circuito muy pequeño, que es posible que sea de 20 copias, que se van a mover en pocas ciudades: New York, Chicago, Miami, Los Ángeles… y, sobre todo, en el entorno español.

Allí cuando estrenas, entras por empresas o filiales de las grandes empresas, que acogen títulos de autor y los introducen en un circuito muy pequeño. Para hacernos una idea, para hacer un gran estreno en Estados Unidos a todo lo ancho del país, se hace con un número de copias que está entre las 3.500 y las 7.000 y un presupuesto de más o menos 30-40 millones de dólares. El presupuesto para estrenar una película española aquí está en los dos o tres millones de euros…el desfase es brutal.

Nos has comentado la diferencia entre los sistemas norteamericano y europeo de financiación y también nos has indicado que en un sistema como el español, tan abocado a las subvenciones, los recortes suponen un grave problema. En los países de nuestro entorno, que también entienden el cine como cultura ¿existe este mismo modelo de financiación?

No, esto es específico de España. Yo me he criado en Francia y me encanta la devoción que el francés tiene por la cultura, tanto a nivel personal de los ciudadanos, como a nivel de las instituciones. El modelo francés de financiación del cine es un poco alucinante para nuestro punto de vista. El cine se financia por el propio sistema. Hay una tasa que el gobierno impone a la entrada en taquilla, a cada reproducción televisiva y a cada DVD que se vende. Esa tasa va al CNC, y este centro recoge esa tasa (que asciende a unos 780 millones de euros al año) y la reparte entre el sector (cine, videojuegos, etc.) de una forma muy razonable.

En principio este reparto es selectivo, si alguien presenta un proyecto por primera vez, se estudia este detenidamente y, si ha sido aprobado, esa persona entra dentro del sistema y se le abre una especie de cuenta corriente. Cuando la obra correspondiente a ese proyecto termine su explotación, el importe de la tasa que corresponde a esa obra irá destinado a la siguiente obra que produzca esa persona. A mayor éxito de una obra, mayor éxito y mayor cantidad va a percibir para su siguiente obra. Además esta persona está percibiendo también la parte proporcional de la tasa que corresponde a cine no específicamente producido en el país, como el estadounidense (que supone un 60% del total).

Es decir, al igual que el sistema español es un sistema público, pero que funciona, pues allí entienden, acertadamente, que la cultura es conocimiento y el conocimiento es dinero y desarrollo. La clave no está tanto en si el sistema es público o privado, sino que está en la gestión. Un sistema público puede ser tan bueno como uno privado y viceversa siempre que estén bien gestionados.

 

 

¿Cómo influyen las nuevas tecnologías en el sector?

Están ahora mismo en una fase de transición; se están cambiando los modelos de negocio. El cine sigue siendo una ventana importante, pero las nuevas tecnologías han ido influyendo mucho, sobre todo, desde principios de este siglo, con el incremento del ancho de banda en las comunicaciones. Este hecho ha ocasionado que la piratería haya ido creciendo y esto ha afectado al sector, matando una ventana de explotación como era el DVD, que funcionaba bastante bien y que, prácticamente, está desapareciendo.

Obviamente, en el plan de explotación de un productor, las nuevas tecnologías no están siendo positivas. Se ve mucho cine, estamos en una generación que tiene el mayor acceso al conocimiento a través de la red, pero la piratería ha hecho que esta generación no esté dispuesta a pagar por todo ese contenido. Hoy es muy fácil ver en la Web una película que se estrena este fin de semana en Estados Unidos y que aquí no se se vaya a estrenar hasta dentro de tres o cuatro meses. Eso afecta muchísimo al negocio.

Además, no solo influyen las tecnologías, sino la diferente naturaleza de los pueblos. Los españoles llevamos un pícaro dentro al que le pone fastidiar al sistema, sea una discográfica o Hacienda y eso se manifiesta en la piratería. ¿Cómo se entiende la piratería en España? Muy simple, el pícaro se descarga 1.000 películas, que después no ve porque no tiene tiempo pero lo hace por el mero hecho de tenerlas, únicamente por fastidiar.

Entonces, ¿qué lectura le das tú a los nuevos canales de distribución o piensas que deben establecerse plataformas de pago o permitir las descargas gratuitas?

En esa contraposición gratuito / de pago, pienso que existe un error. Yo creo que, en el sector audiovisual, todo es de pago y nada es gratuito. Hasta que entraron en España las televisiones de pago, nosotros vivíamos con una televisión, pública y privada, que siempre hemos considerado que era gratuita, pese a que no lo era, pues te quitaba unos minutos de tu tiempo para ver una publicidad y ese contenido se estaba financiando con publicidad. La cadena estaba financiando sus contenidos con el dinero que le daban los anunciantes y, a cambio, te pedía a tí un tiempo para ver esos anuncios. No era una gratuidad en sí. Gratuidad es lo que hay ahora mismo en TVE que pasa una película entera sin cortes publicitarios, pero si una cadena me interrumpe una película y mete publicidad, me está quitando mi tiempo y ese tiempo tiene un valor que le estoy dando en contrapartida por ver ese contenido. Por tanto, para las empresas, ahora mismo, se ofrecen esos dos mismos modelos para explotar cosas en la Red: o los contenidos se muestran de forma gratuita incluyendo anuncios (lo que, como hemos vemos visto, no es gratuito) o se muestran o descargan a cambio del pago de una cantidad.

 

Silvia Anel

 

Ha sido todo un placer haber podido compartir esta charla con uno de los mejores profesionales del cine español y poderos transmitir sus siempre certeros análisis sobre el séptimo arte en nuestro país. Como despedida, nada mejor que dejaros con un vídeo en el que Paco os presenta uno de sus trabajos, un corto de animación de la serie KOKI, que también podréis ver a continuación.

 

 

La serie de animación KOKI  se desarrolla en casa de una familia de pollos, anidada cómodamente en el acogedor ave-cindario de Los Avellanos, donde aves de todos los picos y plumajes viven en perfecta armonía. La estrella principal es Koki, una adorable pollita de 4 años, que comparte escenario con un colorido y excéntrico reparto de personajes: Papá Gallo, su virtuoso padre; Mamá Gallina, su trabajadora madre; Abu Clueca, la cariñosa y ligeramente alocada abuela, y el hermano de Koki, el todavía-no-nacido-ladrón de escenas, Bebé Huevo.

Los objetivos principales de Koki son enseñar a los niños en edad preescolar a socializar, fomentando su desarrollo emocional con suavidad, mostrándoles el valor y la recompensa de una conducta social positiva.Algunos episodios tratan temas tales como aprender a compartir y a cooperar, a usar la imaginación para resolver problemas, y la importancia de asumir la responsabilidad de las propias acciones.

El corto elegido para ofreceros, se titula ¡FELIZ CUMPLEAÑOS! Koki celebra su cumpleaños.

¡Que lo disfrutéis!

 

 

 

 

 

baidewei (111 Posts)


1