When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Juan Barletta

Juan Barletta es un pintor nacido en Argentina,  desde pequeño le interesó la pintura, realizando cursos de Diseño Gráfico,  en 2005 dio clase de arte con Elsa Soiblman y y Tuilio de Sagastizábal.

Cuenta con exposiciones en Europa, Latinoamérica y Asia…

Su trabajo propone la ambigüedad y la contradicción a través de movimientos lingüísticos,  volúmenes y exóticos colores, a menudo se mezclan estilos dispares, pero el resultado sin duda no deja indiferente al expectador.

 

 

Es cierto que tus trabajos son una critica clara al capitalismo?
Más que crítica, diría que planteo mi obra desde una mirada al ideal de belleza publicitaria que el sistema mercantilista contemporáneo nos impone, donde sólo lo “fotogénico”, como nos lo muestran los medios de comunicación, merece nuestras miradas, a la vez que invaden  y estimulan nuestra percepción de la realidad. Pero más allá de eso, intento cruzar paralelismos complementarios y ambiguos que hacen énfasis en nuestros hábitos de consumo.
“Des-personifico” al individuo para convertirlo en un producto deseable.
Mi arte constituye un modo de mostrar el parecido de las cosas, de mostrar cómo, en la cosmología del apetito, las cosas con “buen gusto” no son tan distintas. No hago arte sobre una temática, sino sobre lo que consumimos y deseamos.
El aspecto de mis retratos resulta de la analogía que establezco entre nuestro gusto por las bellas artes y nuestro deseo por la comida o atracción por el otro. No es tan diferente el hábito de consumo entre comprar arte o comprar un helado, salvo que el contenido de una pintura no se puede consumir.
Podemos tener el deseo de estar con Kate Moss por ejemplo, o deseo por sentir la energía de Van Gogh, la pasión de Pollock, pero sólo podemos comprar el ícono de su presencia.
Tomo prestada la imagen de alguien para un lienzo, a modo de ícono de su aura, de recordatorio de algo que jamás podremos tener.
Aunque tal vez nunca poseamos lo que deseamos, podemos poseer el rastro físico que nos gusta de ese deseo, para recordar la materia con que se hacen los sueños.

Porque sobre todo mujeres?
Desde que tengo uso de razón, la mujer fue el hilo conductor de mi obra. Seguramente las feromonas me deben haber ayudado con la elección.
La mujer siempre ha ocupado un lugar central de mi deseo. Encuentro en su belleza estética, una atracción suprema que excede el deseo sexual, la mujer para mi es una obra de arte en sí misma.
En mi obra las comparo con un producto que incita nuestro deseo de consumirlas, literalmente. La combinación de colores los asocio a productos que podemos encontrar en una tienda de dulces, helados, etc. Tienen labios gelatinosos, los rostros son brillantes como el caramelo, el cabello les chorrea con una consistencia densa y espesa, como una suerte de crema, merengue o tal vez goma de mascar… no lo sé, pero tampoco importa, simplemente intento provocar en el espectador un deseo de consumo y belleza, una suerte de ambigüedad y paralelismo entre individuo – producto.
Este mismo concepto también lo he incorporado recientemente a celebities e íconos populares, de alguna manera creo encontrar un común denominador.

Lo que mas me atrae de tu obra es la plasticidad, puedes contarnos que técnicas utilizas?
No tengo una técnica singular, el efecto de plasticidad lo invento en cada retrato, sin hacer demasiado cálculo de incidencias de luces, ni reflejos. Si bien, mi obra es figurativa, no pretendo ser demasiado realista, no le doy importancia a los detalles, mi obra es más bien reduccionista y sintética, en este aspecto tengo cierta influencia de la pintura contemporánea china.
La técnica que utilizo usualmente es óleo sobre lienzo, aunque a veces puede ser acrílico y como soporte blackout, también hago muchas piezas digitales.

Crees que el Arte en estos momentos esta infravalorado?
En esta parte del continente creo que el Pop Art está infravalorado y subestimado. De hecho me atrevo a decir que no está considerado como arte, sino más bien como piezas decorativas.
Yo pienso que el Arte, en general está SOBREvalorado.
Mi obra aún no está bien posicionada en el mercado “grande” sin embargo yo mismo no podría comprar una obra mía, ni hablar si quisiera obtener una pieza de artistas de la talla de Takashi Murakami, Jeff Koons, Damien Hirst, etc.
Ocurre que el Arte en general tiene buen marketing, no es para todos. Es cool, elitista, para ciertas clases. Ver arte está bien, la gente se interesa por el arte, pero no tanto por  comprarlo. La gente no se atreve siquiera a preguntar el precio de una obra de arte, en parte, creo, por la sobrevaloración que se genero en el arte.
El arte tiene el valor que el mercado le da, pero el mercado no es arte, de hecho creo que es casi lo opuesto.

Tu trabajo se define como “Arte pop futurista”
Puedes explicarnos este termino que significa para ti.

Para ser honesto, me enteré hace un par de años que era un artista Pop, recién cuando empecé a pintar algunos retratos de gente conocida. Antes sólo pintaba mujeres anónimas.
Ese término no me pertenece, alguien dijo eso de mi obra y trascendió a algunos blogs. Me suena como a algo android, robótico y claramente dista mucho de lo que intento transmitir.

 

baidewei (111 Posts)


0