When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Verónica Álvarez

La conocí cuando ella apenas tenía 18 años, en la facultad de Bellas Artes de Sevilla. Era una persona llena de vida, divertida, inquieta y siempre en ebullición. Amante del arte, en todos los años que han pasado desde entonces, ha seguido cultivándose, formándose y creciendo dentro del ámbito del arte. Por todo ello, hoy os presento con especial cariño a Verónica Álvarez.

Con un curriculum impresionante a sus espaldas, Verónica es diplomada en Historia del Arte y licenciada en Bellas Artes (especialidad en Diseño Gráfico y Artes Gráficas), pero, ante todo, es una amante de la naturaleza que apostó por un proyecto multidisciplinar en el que se permite actuar al arte dentro del entorno natural: intervenciones, pintura, fotografía, escultura… todo tiene cabida dentro de su espacio, ValdelArte.

ValdelArte es un proyecto que une el arte, el ocio y el medioambiente. Está localizado en la sierra de Huelva, dentro del municipio de Valdearco, en pleno Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Dentro de este maravilloso entorno, ValdelArte se configura no solo como un centro cultural que acoge ideas, proyectos, debates, encuentros, cursos, etc., sino también como un espacio para el ocio en íntima comunicación con la cultura y naturaleza, ya que en su oferta se incluyen estancias para pasar unos días practicando senderismo y actividades propias de la vida rural.

Es, por tanto, un enorme placer para mí, daros a conocer a esta magnífica profesional y artista y a su interesantísimo proyecto cultural, a través de la siguiente entrevista.

Verónica Álvarez

Verónica Álvarez

¿Cómo ha sido tu trayectoria profesional?

Un continuo tiovivo alrededor del arte: técnico cultural, intento de galerista y hacedora de proyectos de arte, exposiciones, música, teatro, directora de marketing y arte en empresas de publicidad y diseño, etc. Incluso adquirí un compromiso político por la cultura —que duró solo una legislatura, el tiempo justo para decepcionarme—.

¿Qué echas de menos en el panorama de la situación cultural y promoción de la cultura en Andalucía?

En mi ingenuidad adolescente, preveía la cultura en esta comunidad como necesaria, importante, formativa, amplia, abierta, rica. En definitiva, que Andalucía sería una región “desarrollada y preparada”. La cultura debe ser considerada en grande, no como un simple medio para alcanzar ciertos fines, sino como su misma base social. No se puede entender la llamada dimensión cultural del desarrollo sin tomar nota de cada uno de estos papeles de la cultura.

Desde la madurez y haciendo una valoración positiva veo que, no ha sido así, se han hecho muchas cosas pero sin dirección. Actualmente, en esta comunidad se ha retrocedido; existen muchos contenedores y poco contenido cultural. Hay un exceso de amiguismos, localismos, demagogias y de mirarse al ombligo. Echo de menos la libertad, la espontaneidad y la generosidad de los 80, reivindico los verdaderos compromisos de los gestores públicos hacia el bien común, y que trabajen para llevar y mostrar la cultura andaluza al exterior.

Es muy complicado, pero hay que cambiar muchas actitudes, normas, hábitos, etc.

¿Cómo definirías el tipo de actividad que llevas a cabo en ValdelArte?

Como GESTIÓN CULTURAL con mayúsculas, ejercida con pasión y responsabilidad, porque creo que hago todo lo posible por promover el arte contemporáneo en sus diferentes facetas, desde mis posibilidades claro. Me considero una artesana de proyectos, una amante de las creaciones de otros, una apasionada por el arte.

ValdelArte

ValdelArte

¿Cuáles son tus proyectos culturales para esta nueva temporada?

Fundamentalmente seguir trabajando para la supervivencia de ValdelArte, siguiendo con el desarrollo de “Artierra – Intervenciones en el territorio”, que es el proyecto estrella del centro, en el que participan 9 artistas: Julie Rivera, Mª Jose Ollero, Lucia Loren, Rinat Izaht, Rocio Antona, Evaristo Bellotti, Fernando Baena, Miky Leal y Paco Lara-Barranco. Paralelamente estoy firmando acuerdos de colaboración, a nivel nacional, con Universidades, para lanzar “Artierra novel” y así dar cabida a lo jóvenes que comienzan su camino.

Para finalizar el año, queremos lanzar un nuevo proyecto de interrelación cultural, denominado “Sierra de Aracena Marca”, en el que tratamos este entorno como si fuera una isla de ultramar, ya que se trata de un territorio especial, con la riqueza y belleza de una esmeralda, pero muy aislado geográficamente y sin una gran relevancia todavía.

¿Cuál es el ideario de ValdelArte y qué tipo de cursos, talleres y convocatorias podemos encontrar?

Se trata, en definitiva, de crear un espacio potencial donde cuestionarnos como artistas y como personas; un espacio de escuchas, donde ensayar nuevas miradas y nuevos modelos de relación. Parte de un concepto del territorio-como un paisaje que contiene elementos con una identidad común, donde se puede estudiar el binomio arte y naturaleza.

Los talleres y cursos son variados: pintura nocturna —como, por ejemplo el de Magdalena Bachiller “Nocturnos – interacción de la luz y el color en noches de luna llena”—, pintura del paisaje, fotografía de naturaleza, micología y arte, gastronomía y arte, medioambiente y arte, etc.

En cuanto a las convocatorias, para este año 2013 tenemos previstas las siguientes: Feria de Agronaturaleza y Ecoarte, primer encuentro-concurso “Artemujer y naturaleza”, primer concurso de pintura “Paisaje 3.0 desde lo rural” y el primer concurso de fotografía de la naturaleza “AlSur”.

Exposición Inaugural GEOARTE

¿Cómo compaginas tu vida privada, con tu actividad en Valdelarte?

Como puedo… y, en este momento, bien, me siento muy apoyada afectivamente. Llegados a mis recién cumplidos 50 años y después de recorrer distintas etapas, por edad y por las circunstancias de la vida, la experiencia como mujer profesional y madre-compañera-hija-amiga, ha sido muy gratificante y a la vez caótica. Atender tantas parcelas importantes de la vida te supone un gran desgaste, un continuo desdoblamiento, y una férrea organización. La sociedad del siglo XXI no ha resuelto todavía este escollo y espero que entre todos podamos ayudar a la futura mujer a tener su espacio y estatus laboral libre de imposiciones y de “malas conciencias”.

Para terminar, ¿estás cumpliendo todos los sueños que tenías en aquellos tiempos que compartimos en la facultad de Bellas Artes en Sevilla?

Vital y profesionalmente, sí; personalmente también y quiero seguir soñando como en aquella época. El camino que elegimos sigue siendo duro, difícil, más aún en los tiempos actuales, pero me reporta muchas satisfacciones intimas. En contrapartida a estas trabas y a la mediocridad en que estamos inmersos, los sueños son los únicos que nos pueden salvar. Continuemos Silvia, continuemos soñando.

 

 

 

Silvia Anel (1 Posts)


0