When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

noestuido

Vivimos en unos tiempos convulsos y confusos, especialmente para el mundo del arte. La desaparición de fondos públicos está suponiendo una pesada losa para muchos de los implicados en la creación, promoción y distribución de contenidos artísticos. Son tiempos en los que si se quiere sobrevivir hay que aguzar el ingenio y aprender a vivir sin la financiación institucional, sustituyéndola por la implicación y el apoyo mutuo entre todos los actores implicados en el proceso cultural, algo que en otros países ya era natural, pero que en España prácticamente no existía. En el sector artístico esto está ocasionando que donde unos ven problemas, otros ven oportunidades y se están generando iniciativas colaborativas interesantísimas como la que hoy nos ocupa.

Espacio de Arte contemporáneo Noestudio

En el corazón del madrileño barrio de Salamanca, más concretamente en la calle Maldonado 64, se inauguró en 2012 noestudio, un espacio nacido con la idea de crear una plataforma privada para la creación, exhibición y difusión de proyectos de arte contemporáneo. Partiendo de esta premisa, noestudio quiere convertirse en un punto de encuentro en el que confluyan profesionales de distintos sectores culturales —pintura, música, fotografía, cocina, diseño, etc.— tanto a nivel nacional, como internacional, con la finalidad de que se apoyen mutuamente, colaboren y compartan experiencias.

La gestión del espacio corre a cargo de una asociación constituida por tres miembros: el pintor Abraham Lacalle, el director de arte gráfico Esteban Navarro e Isabel Cervera que es la coordinadora del proyecto. Para conocerlo más de cerca hemos charlado con Isabel y Abraham.

¿Cómo surgió la idea de montar noestudio?

Abraham: Todo surgió de una iniciativa que tuvimos cuatro artistas: Jaime de la Jara, Jacobo Castellanos, Miki Leal y yo. La idea era llevar la relación de colaboración que teníamos entre nosotros a un plano más general y abrirla a todos los artistas que quisieran participar. Nuestra intención era que noestudio fuera una plataforma de artistas cuya finalidad fuera promocionar artistas, permitirles exponer aquí, traer gente de fuera… En este sentido, nuestra idea fue crear algo similar a espacios que ya existían en el extranjero, pero que en España era un concepto muy novedoso. Un espacio al estilo del Studio Voltaire en Londres o del SOMA en México D.F.

¿Cuánto tiempo lleváis con este proyecto?

Abraham: Lo alquilamos a finales de 2011, pero luego tuvimos que hacer una reforma importante, así que la apertura fue en octubre de 2012. En realidad, inauguramos en febrero de 2012 pero solo hicimos una colaboración —la muestra Lo nunca visto— e iniciamos la programación en octubre. Al principio lo llevábamos entre los cuatro artistas, pero era complicado gestionarlo de ese modo. Por circunstancias e intereses de cada uno, al final me quedé yo solo y entraron a trabajar aquí Isabel y Esteban que son quienes realmente lo llevan y yo me dedico, sobre todo, a las relaciones con los artistas.

Abraham Lacalle e Isabel Cervera en Noestudio

El espacio es impresionante, habladnos un poco de él.

Isabel: Sí, el inmueble data de los años 40 y en principio era una piscifactoría y posteriormente tuvo destinos como el de almacén de papel o tienda de fotocopias. Para nuestro objetivo era ideal por su ubicación y sus dimensiones, ya que en total tiene unos 400 m2 que nos han permitido diseñar diversas áreas para aprovecharlo mejor.

En la planta baja tenemos la nave principal, de 110 m2 y 8 metros de altura, que es donde llevamos a cabo las exposiciones temporales y actividades culturales en general. Por sus dimensiones, es ideal para la organización de eventos culturales y muy versátil en cuanto al formato de estos —se ha utilizado para actividades tan diversas como exposiciones, presentaciones, conferencias, showrooms, talleres, performances, e incluso, rodajes de películas y sesiones fotográficas—.

Además, en uno de sus extremos hemos instalado una pequeña cocina —cuenta con una plancha, una vitrocerámica y un fregadero profesional— que pretendemos que sea una parte más del proyecto global y que se convierta en lugar de encuentro para el diálogo entre cocina y arte. En este sentido tenemos el privilegio de que esos eventos gastronómicos están a cargo de uno de los mejores chefs españoles: Ricardo Sanz, director y jefe de cocina del restaurante Kabuki Wellington.

En la planta baja también disponemos de un espacio expositivo francamente original: La pecera. Se trata de un pequeño escaparate que da a la calle Maldonado, destinado a realizar intervenciones que puedan exponerse las 24 horas del día.

Además de los espacios puramente expositivos, en la planta baja contamos con dos grandes estudios, en uno de los cuales trabaja habitualmente Abraham y el otro que está a disposición de los artistas con los que colaboramos.

Finalmente, en la segunda planta tenemos las oficinas y un pequeño apartamento destinado al alojamiento temporal de creadores de fuera de Madrid —tanto de España como del extranjero— que hayan sido invitados a participar en talleres o exposiciones que llevemos a cabo.

¿Cómo se financia un proyecto como este?

Abraham: noestudio no es un proyecto cuya finalidad sea obtener grandes beneficios; no obstante, como es lógico hay unos gastos que hay que pagar y tenemos que financiarnos de algún modo. Esto es especialmente importante, teniendo en cuenta que no contamos con el apoyo de ninguna institución pública o privada. En este sentido, no existiríamos sin el apoyo de un mecenas, en nuestro caso, un coleccionista murciano que ha aportado el dinero necesario para el alquiler del local y cubrir el presupuesto.

Nuestra idea de cara al futuro es autofinanciarnos a través de las exposiciones, talleres y eventos que llevemos a cabo en el espacio, así como del alquiler del espacio. En este sentido, no pretendemos hacer competencia a las galerías de arte, ya que no somos una sala específicamente comercial, no asumimos la promoción de los artistas que exponen aquí ni acordamos con ellos ningún tipo de exclusividad, por ello, si hay ventas, las comisiones que cobramos a los autores es también mucho menor que la que cobran las galerías de arte.

¿Quién ha pasado por aquí hasta ahora?

Isabel: Empezamos en febrero de 2012 con la exposición colectiva Lo nunca visto, que mostraba la obra audiovisual, nunca antes expuesta, de artistas con una larga y reconocida trayectoria, como Carlos Aires, Manolo Bautista, Richard Channin Foundation, Carlos Irijalba, Jaime de la Jara, Zoo & Lander y Marc Vives. Al mismo tiempo, Diango Hernández llevó a cabo una intervención en La pecera. Después hemos tenido diversas exposiciones Marina Vargas presentó durante una sola noche sus últimos trabajos —La piedad invertida y Eterna variante del último suspiro—, el canadiense Mike Swaney presentó en Madrid su obra, hemos tenido también un comisariado de Carlota Gómez que hizo unas proyecciones de vídeo con artistas croatas, una exposición del malagueño Juanjo Fuentes…

Nos ha llamado especialmente la atención lo que habéis comentado sobre posibilidad de ceder temporalmente a un artista un apartamento en el espacio para que realice una obra y la exponga.

Abraham: Sí, eso es lo que denominamos las “residencias”. La idea es que nosotros les prestamos el apartamento y les dejamos utilizar uno de los estudios y les damos la posibilidad de hacer una exposición aquí. Ya ha habido varias residencias; un comisario brasileño —Tiago Pinto— hizo una exposición con tres artistas de allí de los que dos venían de fuera de España y estuvieron aquí un tiempo haciendo parte de la obra. Luego estuvo casi dos meses Mike Swaney y luego hizo aquí su exposición y posteriormente ha estado Fernando Bayona. En septiembre viene un artista filipino llamado Gerardo Tan, que luego hará una exposición en el espacio.

¿Habéis expuesto aquí los creadores del proyecto?

Abraham: No, esto no se pensó para autopromoción. Yo trabajo con mi propia galería —Marlborough— y no expongo aquí, a no ser que alguna vez haga algo con alguien.

Isabel: Aunque no exponga aquí, la presencia de Abraham aporta mucho al proyecto, porque a través de él se genera mucho movimiento de gente que viene a ver su obra, a conocer el estudio…y aprovechando eso, los artistas que exponen aquí conocen a gente y dan a conocer su obra, que era el objetivo que nos proponíamos. De hecho, ahora vamos a convocar una beca con la Fundación Banco Santander, cuyo premio es utilizar tres meses el estudio. Eligieron este espacio no solo porque esté en el centro o por las ventajas que ofrecemos —residencia, disponibilidad de estudio, etc.— , sino porque el hecho de que esté aquí Abraham ofrece otras muchas posibilidades, como el movimiento de gente relacionada con el arte que hay aquí y la promoción que eso supone para un artista que está empezando.

¿Qué nuevos eventos os gustaría organizar en el futuro?

Isabel: Además de las exposiciones y talleres, nos gustaría hacer muchas cosas. Organizar unas jornadas gastronómicas, realizar alguna actividad relacionada con la literatura—fundamentalmente, con la poesía, que es la que más difícil lo tiene—. Coincidiendo con la Madrid Fashion Week queremos invitar a algunos diseñadores, como Gori de Palma y René Zamudio y hacer algo de moda aquí.

Es todo un placer descubrir que en el medio del desierto cultural y económico que estamos atravesando aún quedan oasis como noestudio, espacios creados para fomentar el diálogo y la colaboración entre artistas y productores culturales de diferentes contextos. Esperemos que su proyecto tenga todo el éxito que se merece.

 

baidewei (110 Posts)