When you install WPML and add languages, you will find the flags here to change site language.

Rocío Verdejo: Dejar hablar a la cámara

Ser espectador de la obra fotográfica de Rocío Verdejo es sumergirse en un mundo paralelo al que nos rodea. Llegar a ser parte de él o interiorizarlo en apenas unos segundos de contemplación. Las escenografías creadas destilan inquietud. Desconciertan por la magnitud de su desnuda realidad. Son imágenes que atraen como la gravedad atrapa todo lo que trata de permanecer en equilibro para acabar asumiendo su propia naturaleza que no es otra que la de absorberlo todo. Los personajes que distinguimos en sus propuestas vencen el temor de compartir con quien mira el interior de sus miradas. Miradas que expresan la condensación de un contexto donde nada sobra y nada falta. “Mi proceso creativo es bastante caótico- nos revela Rocío Verdejo-. La mayoría de las imágenes que proyecto vienen de sueños, pesadillas recurrentes o historias que me acompañan desde hace años. Utilizo la fotografía escenificada para convertir esas obsesiones en imágenes estáticas llenas de símbolos y con múltiples lecturas”.

Cojin de huesos

 

Un hombre libre

 

Piedad invertida

Viendo uno de su últimos trabajos, “Las matemáticas de Dios no son exactas” (que ilustran a este artículo) las palabras de Rocío toman forma en la plenitud de su definición. Los títulos que acompañan a cada una las fotografías de esta colección no hacen más que reforzar lo que vemos, aquello que no puede escapar a nadie con un mínimo de sensibilidad. “Piedad invertida”, “Un hombre libre” o “Jugando con papá”, nos conducen a la realidad que estamos observando, transparente y cristalina. Tan líquida como un sentimiento y tan sólida como el mazazo de la realidad que contemplamos.

El proceso de creación de cada fotografía requiere fidelidad a la imagen que Rocío tiene en su mente antes de apretar el disparador. “Primero aparece el tema, investigo sobre él y me concentro en la fundamentación más teórica del proyecto. Cuando tengo claro en qué universo voy a moverme, proyecto sobre papel todas las imágenes que compondrán el proyecto. Una vez pensado el contenido hay que trabajar en la forma.  Aquí empieza el proceso de producción y las reuniones con el resto del equipo para darle forma a la imagen: iluminación, vestuario, maquillaje y peluquería y posproducción. Todos alineados para conseguir un boceto cerrado de la imagen antes del shooting. No me gusta dejar nada a la improvisación.” – nos confiesa. La elaborada recreación que conlleva cada una de las escenografías implica no dejar ningún aspecto a la libre interpretación. Lo que aparece es lo que se ve. La responsabilidad de hacer suya la escena, o los sentimientos que son capaces de despertar, es únicamente del espectador. El trabajo fotográfico de Rocío nos da un margen de reflexión dentro de un perímetro que no es otro que el de nuestra propia vivencia. En función de la dimensión de las experiencias vividas, serán interpretadas las escenas de Rocío Verdejo. Escenas que han viajado por muchas galerías y centros culturales de España desde su puesta de largo en el Museo del Patrimonio Municipal (MUPAM) de Málaga y que pronto podrán ser vistas en Addaya Centre d’Art Contemporani de Mallorca.

Merienda post mortem

 

Magdalena

Los proyectos de Rocío comienzan a ir más allá de la imagen fotográfica estática. Además de hallarse actualmente embarcada en el proyecto “Crashroom”, centrado en el maltrato hacia la mujer, se encuentra preparando su primer proyecto en soporte de vídeo. De nuevo la mujer como protagonista, aunque en este último caso, sobre la situación social de la mujer en el siglo XXI.

Son muchos los fotógrafos que sirven de inspiración a Rocío Verdejo, además de sentir admiración por la pintura, afición que cultiva con frecuentes visitas al museo del Prado, aunque de todos ellos destaca a aquellos que, al igual que ella, trasladan a escenografías sus inquietudes interiores. Autores como Erwin Olaf, Alex Prager, Desiree Dolron o Gregory Crewdson comparten con Rocío Verdejo la fascinación por el surrealismo de recrear mundos dentro de otro mundo. Las historias que aún le quedan a Rocío por contar son muchas. Puede que utilice su cámara fotográfica para compartirlas o use otro formato de expresión como el video, pero de lo que estamos convencidos es que el resultado no nos dejará indiferente como no nos deja indiferente cada una de las propuestas realizadas hasta la fecha. Tiempo al tiempo.

Jugando con papa

 

In articulo mortis

 

Con sus cenizas

 

baidewei (110 Posts)


0